8 señales sutiles Tu rutina de sueño necesita una revisión importante

8 señales sutiles Tu rutina de sueño necesita una revisión importante

marzo 15, 2021 0 Por RenzoC

Algunos de nosotros sabemos que necesitamos una revisión importante de nuestra rutina de sueño: nos levantamos demasiado tarde para atracarnos en Bridgerton, nos levantamos temprano gracias a que los niños (o mascotas) se levantan temprano, o estamos tan cansados ​​todo el día que podríamos quedarse dormido en cualquier lugar (espero que no sea solo en una reunión de Zoom). Pero también hay muchas señales no tan obvias de que el resto de nosotros también podría necesitar algo de ayuda con nuestra rutina de sueño.

Con el trabajo tardando más, una pandemia global que aumenta la ansiedad y Netflix publica programas asesinos todo el tiempo (¡no puedes ver un episodio de Good Girls!), A todos probablemente nos vendría bien una revisión. De hecho, la falta de sueño afecta a tanta gente que se considera una epidemia de salud pública. Si ya sabe que necesita mejorar su sueño, consulte cómo desintoxicar su rutina de sueño o algunas formas sencillas de dormir mejor esta noche. Y si no está seguro de cómo sus patrones de sueño están afectando su vida (o si necesitan cambiar o no), siga leyendo para conocer ocho señales sutiles de que su rutina de sueño necesita una revisión importante.

1. Estás más malhumorado de lo habitual

Claro, ese mal humor podría deberse a un horario con exceso de reservas o a que su compañero de habitación dejó los platos en el fregadero, pero también podría deberse a que no durmió lo suficiente. «Si tiene falta de sueño, es más vulnerable a la irritabilidad, la irritabilidad y la dificultad para lidiar con el estrés», dijo a Real Simple Lauren Hale, PhD, profesora de salud pública en la Universidad de Stonybrook y exeditora en jefe de Sleep Health. Por supuesto, muchos factores pueden causar cambios de humor, pero si ha pasado algunas noches tarde, intente dormir más para ver si le ayuda. Además, el problema puede ser la falta de sueño de la calidad suficiente, incluso si cree que está acumulando suficientes horas. Pruebe una aplicación como SleepCycle para controlar la calidad de su sueño.

2. Se despierta con dolor en el cuello o la espalda.

No todos los signos sutiles se refieren a cuánto duermes; a veces, se trata de la forma en que duermes. Si se despierta constantemente con dolor de cuello, dolor de espalda o incluso dolores de cabeza, la causa podría ser el lugar donde está durmiendo o su postura mientras duerme. Que no cunda el pánico: el problema podría ser tan simple como un colchón demasiado blando (o demasiado firme) o una almohada que no le queda mejor. Haga como Ricitos de Oro y pruebe diferentes almohadas o fundas de colchón para encontrar una que funcione, o pregúntele a su médico acerca de las recomendaciones, según sus posiciones para dormir. Ah, y quedarse dormido en posiciones como dormir boca abajo con la cabeza vuelta hacia un lado (culpable) es literalmente un dolor en el cuello (¿¡entiendes !?). Trate de dormir boca arriba o invierta en una almohada para sus posiciones favoritas para dormir.

3. Presionas repetición constantemente

Si bien dormir puede ser tan constante en su rutina matutina como cepillarse los dientes o prepararse una taza de café, no debería serlo. Si se despierta con regularidad con la sensación de que puede dormir más tiempo, es porque probablemente lo necesite. El cuerpo sabe lo que necesita, así que escúchalo. Flash de noticias: no solo es posible despertarse renovado, sino que es una señal necesaria de un sueño de calidad. Si el botón de repetición es su relación más constante, es hora de una ruptura. Intente conciliar el sueño más temprano cada noche hasta que ya no necesite una alarma y siga un horario de sueño constante tanto como sea posible (sí, incluso los fines de semana). Presionar el botón de repetición todas las mañanas o despertarse sintiéndose aturdido y exhausto es una señal reveladora de que necesita irse a dormir más temprano o corregir la calidad de su sueño (pero probablemente una combinación de ambos).

4. Tiene problemas para conciliar el sueño

Todos conocemos la sensación: estás en la cama esperando a que llegue el sueño, pero nunca llega. Se siente inquieto, estresado y completamente despierto. Eres dolorosamente consciente del reloj y de la alarma de la mañana, e incluso puedes hacer un seguimiento de la cantidad de sueño que te falta. Si a menudo tiene problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, es hora de hacer algunos cambios en su rutina. El insomnio puede ser causado por muchos factores, desde el estrés laboral hasta el ejercicio tardío y la falta de luz natural durante el día, por lo que si no está seguro de dónde provienen sus trastornos del sueño, cubra todos los aspectos básicos. Obtenga la luz del sol por la mañana y limite la luz por la noche (ayudará a su ritmo circadiano), siga un ritual posterior al trabajo (para ayudar a reducir la ansiedad laboral), pruebe una rutina nocturna relajante y haga ejercicio temprano en el día. Si aún tiene problemas para conciliar el sueño, hable con su médico sobre otros factores del estilo de vida que pueden estar interrumpiendo su precioso cierre.

5. Usas tu cama para algo más que dormir (y tener sexo)

Como regla general, HuffPost llama a la regla cardinal de una buena higiene del sueño: la cama es solo para dormir y tener relaciones sexuales (el sexo también es importante para dormir, para su información). Mirar televisión, trabajar en su computadora portátil, tomar un refrigerio o incluso desplazarse por Instagram en cualquier momento durante el día pueden afectar su sueño nocturno. Piénselo: si su cama es solo para dormir (o, ya sabe, para el sexo), su mente entiende que irse a la cama significa que es hora de quedarse dormido. Pero si trabaja, mira televisión o discute con su pareja mientras está en la cama, su mente asociará su espacio para dormir con otras actividades (incluidas las de alto estrés).

Convierte tu cama en un espacio sagrado para que cuando entres en ella por la noche, tu mente (y tu cuerpo) sepan qué hacer. Además del no-no normal, es como mirar televisión o trabajar en su computadora portátil, si tiene problemas para conciliar el sueño, revise sus rituales antes de irse a la cama. Por ejemplo, leer antes de acostarse es una excelente manera de relajar la mente, pero un libro relacionado con una carrera puede provocar ansiedad en el trabajo o una novela emocionante puede ser demasiado estimulante. En su lugar, opte por una lectura aburrida (sí, de verdad) o un libro de autoayuda inspirador.

6. Te sientes más hambriento de lo habitual

Escuche: Nuestros cuerpos, necesidades nutricionales y apetito cambian día a día. Esto es solo una parte del ser humano. El estrés, los niveles de actividad y los ciclos reproductivos son solo algunas de las muchas cosas que pueden afectar el apetito. Sin embargo, la falta de sueño también puede aumentar el hambre y afectar los antojos. «Tenemos una investigación muy sustancial que muestra que si acorta o interrumpe el sueño, aumenta su apetito por alimentos densos y ricos en calorías», explicó el Dr. Charles Samuels, director médico del Centro para el Sueño y el Rendimiento Humano, en Health. «En un nivel simplista, su apetito cambia». ¿Por qué? No dormir lo suficiente se asocia con un aumento de grelina (también conocida como la hormona del hambre).

Repita después de mí: Un aumento del apetito no es algo malo. En realidad, es la forma en que su cuerpo comunica lo que necesita (y muchas veces, necesitamos esos nutrientes adicionales). En lugar de ver un aumento del apetito como algo malo, sienta curiosidad por lo que su cuerpo está tratando de decirle. Si cree que sus patrones de sueño están afectando el hambre, el problema es la falta de sueño, no un aumento del apetito. Llénate de grasas saludables, fibra vegetal y proteínas magras cuando tengas hambre, pero también haz lo que sea necesario para conseguir esas 7-9 horas de sueño de calidad todas las noches.

7. Tiene dificultad para concentrarse durante el día

Los accidentes vespertinos y los días laborales improductivos son muy comunes, pero no tienen por qué ser la norma. Al igual que el apetito, la concentración y los niveles de energía pueden llevarnos a comprender lo que sucede en el cuerpo. Aunque la falta de concentración puede ser causada por muchos factores, uno de los más comunes es no dormir lo suficiente. 7-9 nueve horas de sueño de calidad promueven la atención y la concentración, así como muchos otros aspectos del pensamiento como la creatividad, la memoria y la resolución de problemas.

Dado que muchos de nosotros no dormimos lo suficiente, no sorprende que la productividad de la fuerza laboral también esté sufriendo. De hecho, el insomnio le cuesta a la fuerza laboral de EE. UU. $ 63,2 mil millones al año, según la Escuela de Medicina de Harvard (ahora es una mala noche de sueño). Si está planeando una noche completa o hasta tarde para estudiar antes de un examen o prepararse para una presentación, piénselo de nuevo. La falta de sueño puede causar cualquier cosa, desde falta de productividad hasta problemas de almacenamiento. Priorice el sueño por su salud, pero una mejor vida laboral será un bono de bienvenida (promesa).

8. Vete a la cama sintiéndote caliente o despierta sudado

Si bien somos grandes admiradores de los pijamas de franela, las mantas calientes y un termostato alto en una noche fría, nuestros acogedores favoritos podrían tener un impacto negativo en la calidad del sueño. Cuando te acuestas, la temperatura central de tu cuerpo desciende para prepararte para un sueño de alta calidad (todo es parte de ese ritmo circadiano). Si tiene demasiado calor, es posible que tenga dificultades para conciliar el sueño (o permanecer). Para evitar el sobrecalentamiento, tenga cuidado con lo que usa en la cama. Esos pijamas de franela pueden ser perfectos para las noches de cine en casa, pero no son los mejores para dormir. En su lugar, pruebe con telas transpirables como el algodón, la seda o el bambú, o considere optar por lo natural (dígale a su amada que dije «de nada»). ¿Qué tal ese termostato? La National Sleep Foundation informó que la temperatura ideal para un sueño óptimo es entre 60 y 67, así que baje las temperaturas tanto como sea posible antes de acostarse.

¿Qué cambios ha realizado en su rutina de sueño?