A El gran enfermoUna reuni√≥n entre Michael Showalter y Kumail Nanjiani deber√≠a inspirarme m√°s. Agregue Issa Rae y eso es doblemente cierto. Oh, Los tortolitos no canta dulces canciones de romance o comedia en este escenario loco donde la noche ha pasado. La secuencia de comandos se basa en las mismas notas de relaciones extra√Īas que vimos una y otra vez cuando se doblaron y luego se volvieron a poner en forma. Sin embargo, Nanjiani y Rae representan dos de las potencias c√≥micas de hoy. Los tortolitos no respalda tal reclamo. ¬ęEl amor es duro y es m√°s dif√≠cil cuando hay un asesino en tu cola¬Ľ. Rid√≠culo en la conceptualizaci√≥n, pero desafortunadamente conocido como proceso penal, tratamos de sacar nuestros corazones.

Jibran (Kumail Nanjiani) y Leilani (Issa Rae) tienen cuatro a√Īos en su relaci√≥n constante de pelea y * buenos * fuera de su luna de miel. En el camino a una cena, la pareja encuentra que es mejor separarse si un abogado encubierto secuestra su veh√≠culo y luego atropella a un ciclista agitado. Resulta que su conductor no es un oficial de polic√≠a, y ahora las partes en la disputa piensan que son los principales sospechosos de asesinato. Jibran y Leilani deben aclarar sus nombres localizando al tirador solitario que arruin√≥ su velada y tal vez salvando el futuro unido que podr√≠a existir a trav√©s de extremos sin precedentes.

Es una historia de c√≥mo parpadea la llama proverbial despu√©s de a√Īos de rutinas c√≥modas. Jibran y Leilani existen como estereotipos ¬ęcojos¬Ľ que incluyen el tr√°fico en sus horarios semanales porque no hay m√°s espontaneidad, que se combate a trav√©s de la ilegalidad y las complicaciones forzadas. Que loco ¬°Qui√©n podr√≠a haberlo visto venir! Si bien es una premisa divertida que puede o no ser ic√≥nica cuando los funcionarios del gobierno juegan a secuestradores (con grasa de tocino adicional), nunca es lo suficientemente divertida. ¬ŅEscenas de interrogatorios, asesinatos enmarcados, celebridades enmascaradas? Suena como mi estilo de mashup de g√©nero y generalmente es cuando los gags colgantes m√°s bajos no se convierten en la norma para tararear tambores.

Cuando Nanjiani y Rae se topan, pueden obtener puntos espor√°dicos en argumentos ¬ędemasiado largos¬Ľ. Debates sobre si ganar√≠an La sorprendente carrera u otra charla innecesaria. Hay una fijaci√≥n constante en el di√°logo que deprime a nuestros ¬ęh√©roes¬Ľ apropiadamente sacudidos, lo que reduce su atractivo cuando los puntos de acci√≥n los acercan. Los tortolitos no es sin risas, pero no tanto como Nanjiani y Rae ganan. ¬ŅQuiz√°s es porque siempre sabemos a d√≥nde conducir√°n las subtramas? Tal vez porque los chistes son una especie de tartamudeo durante cinco minutos que se vuelve in√ļtil y agotador. En ambos casos, uno podr√≠a preguntarse qu√© vio cada comediante en esas payasadas tan generales.

Nueva Orleans ofrece un fondo peculiar y no sudoroso de perlas borrachas y g√©rmenes let√°rgicos. Sin embargo, lo que falta es un elenco m√°s amplio de personajes que Nanjiani y Rae puedan soportar. Anna Camp merece su estad√≠a en una escena estable (para animales), en la que castiga a los ignorantes ex tortolitos, como una imagen angustiosa del privilegio blanco estadounidense. De lo contrario, talentos como Kyle Bornheimer y Paul Sparks tienen que jugar engranajes sin nombre en las alcaparras sin lujos de Showalter. Estamos hablando de un plan maestro que incluye fotos de chantaje e interludios er√≥ticos secretos, pero utilizo descriptores como ¬ęsin nombre¬Ľ y ¬ęlet√°rgico¬Ľ. Esto no cuadra, especialmente cuando se trata de valor de entretenimiento.

Los Lovebirds

La cosa est√° en t√©rminos de transmisi√≥n, Los tortolitos es inofensivo Es decepcionantemente sin dientes y no es el romance sorprendente que esperar√≠amos de circunstancias tan fant√°sticas, pero es un poco divertido que valga la pena un reloj inducido por el aburrimiento. Nanjiani vende bien el abuso f√≠sico, herido y maltratado, mientras que el carisma de Rae muestra por qu√© estar√≠amos felices si ella fuera golpeada por Nianjiani (ambas divertidas por separado). Unos pocos golpes lo hacen bien. El interrogatorio de Frat Bro, un Katy Perry Singalong que comparte el autom√≥vil, y la incompetencia del d√ļo at√≥nito ante el peligro son los m√°s ruidosos. Hay destellos del s√ļper equipo que estos humoristas profesionales deber√≠an hacer, pero la palabra ¬ędestellos¬Ľ es el problema.

Los tortolitos te har√° re√≠r y es f√°cil encontrar a nuestros culpables, pero nunca hay un momento en que el humor o la sinceridad vayan m√°s all√° de la estupidez b√°sica de Rom-Com. Es un certificable ¬ęWTF!¬Ľ Escenario que nunca ¬ę¬°WTF!¬Ľ ruidoso. Lo que deber√≠a ser un escaparate para Kumail Nanjiani e Issa Rae se siente elegido y sin direcci√≥n, lo que distingue otra oda loca a las brasas reci√©n encendidas de cualquier otra comparaci√≥n de subg√©neros. Alinee c√°maras, grabe im√°genes y contin√ļe. Esa es la impresi√≥n de que muchas escenas se han comparado con algo as√≠ Noche de cita juega en el mismo arenero peligroso del sexo con chuletas c√≥micas m√°s fuertes. Esto es m√°s una nota, y esta nota es un poco plana.