Cómo ayudar a su pariente mayor con diabetes a mantenerse en forma y saludable

Cómo ayudar a su pariente mayor con diabetes a mantenerse en forma y saludable

abril 11, 2021 0 Por RenzoC

ESPAPELIS

Fíjate en las señales

Las personas mayores con diabetes tienen un riesgo mucho mayor de hipoglucemia (a menudo denominada «hipo»), especialmente si están tomando medicamentos para la diabetes. Hipoglucemia es una afección en la que los niveles de azúcar en sangre son más bajos de lo normal. Si no se trata, puede causar confusión, torpeza o desmayos y, en casos graves, puede provocar convulsiones, coma e incluso la muerte.

Los signos y síntomas de la hipoglucemia a tener en cuenta incluyen:

  • Tener hambre
  • Transpiración
  • Mareo
  • Cansancio / fatiga
  • Visión borrosa.
  • Temblores o temblores
  • Poniéndose pálido
  • Pulso rápido o palpitaciones.

Estos signos pueden ser menos obvios en las personas mayores y, en algunos casos, pueden experimentar hipoglucemia sin mostrar ningún síntoma. Si este es el caso, es importante estar atento a los cambios más sutiles en el comportamiento, como la incapacidad para concentrarse, los dolores de cabeza matutinos y las alteraciones del sueño. Las personas mayores también pueden tener factores de riesgo adicionales que pueden aumentar el riesgo de hipoglucemia. Por ejemplo, si padecen problemas renales crónicos, tienen una dieta poco saludable, tienen otra enfermedad o afección subyacente o, como se mencionó anteriormente, si están tomando ciertos medicamentos para la diabetes.

Consuma una dieta saludable

Independientemente de si es diabético o no, llevar una dieta rica en nutrientes y equilibrada es clave para una buena salud. Sin embargo, las personas con diabetes deben ser más conscientes de esto que la mayoría, ya que lo que comen tiene un efecto en sus niveles de glucosa y, por lo tanto, es importante aprender no solo los mejores alimentos para comer, sino también cuánto y cuándo.

Si usted mismo está cuidando a un ser querido con diabetes, es probable que tenga el control de lo que come, por lo que depende de usted asegurarse de que tenga una dieta baja en azúcar y grasas saturadas. Recuerde que el azúcar de la fruta también cuenta, por lo que, si bien es saludable, debe limitarse. Cuando potencialmente se vuelve más difícil es si su padre o ser querido está en un hogar de ancianos, lo que significa que hay menos control sobre lo que comen. Asegúrese de que el centro de cuidados conozca su estado y solicite un menú de muestra para que pueda comprobar que se adapta a sus necesidades dietéticas.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 pueden controlar su diabetes solo con la dieta y asegurándose de controlar sus niveles de glucosa en sangre con regularidad. A veces va un paso más allá y pueden llegar a un punto en el que necesiten medicamentos para controlar la afección; este es a menudo el caso de las personas mayores. Desafortunadamente, uno de los efectos secundarios de tomar medicamentos para la diabetes es que, aunque ayuda a controlar la afección, también puede provocar hipoglucemia (ver arriba).

Para prevenir esto, es importante tener horarios de comida regulares y comer bocadillos ricos en carbohidratos. Sin embargo, si nota alguno de los signos de hipoglucemia, es importante asegurarse de que ingiera de 10 a 20 gramos de azúcar o carbohidratos (esto podría ser 5 gominolas, un vaso pequeño de jugo de fruta puro, medio plátano o incluso algo de glucosa). tabletas) y luego vuelva a probar su nivel de glucosa en sangre después de aproximadamente 15 minutos, repitiendo si el nivel permanece bajo. Si continúa bajo, busque atención médica de inmediato.

Haga ejercicio con regularidad pero de forma segura

La Asociación Estadounidense de Diabetes recomienda hacer ejercicio 30 minutos al día, al menos 5 días a la semana. Suena mucho, especialmente para las personas mayores que pueden tener menos movilidad. Pero el ejercicio no significa necesariamente entrenamientos de alta intensidad, incluso salir a caminar, hacer jardinería o practicar un poco de tailandés chi o yoga de baja intensidad, todo cuenta para ayudarlo a mantenerse en forma y saludable. Incluso podría dividir esto en 10 minutos de actividad 3 veces al día para hacerlo más manejable.

Mantenerse activo en la vejez ayuda a mantener la movilidad, a mantener los músculos fuertes, flexibles y flexibles, ayuda al equilibrio y la coordinación y también mejora la sensibilidad a la insulina. Además, no olvidemos la gran cantidad de beneficios para la salud mental y el bienestar que también aporta mantenerse activo. Es muy importante que consulte con su médico de cabecera o el de su ser querido antes de comenzar cualquier ejercicio nuevo y recuerde tomarlo con cuidado cuando comience.

Para los diabéticos, el mejor momento para hacer ejercicio es entre una y tres horas después de comer, ya que es cuando es probable que los niveles de azúcar en sangre sean más altos. Siempre debe medir su nivel de azúcar en la sangre antes de hacer ejercicio y luego nuevamente 30 minutos después para ver si los niveles son estables. El ejercicio aeróbico como caminar, nadar y andar en bicicleta puede ayudar a controlar los niveles de glucosa.

Como siempre es el caso, si está preocupado de alguna manera por la salud de su ser querido, debe ponerse en contacto con un médico de cabecera y buscar asesoramiento médico profesional.

* publicación colaborativa