Conozca al ratón espinoso egipcio: este roedor que menstrúa puede ayudarnos a comprender el embarazo humano

Conozca al ratón espinoso egipcio: este roedor que menstrúa puede ayudarnos a comprender el embarazo humano

abril 18, 2021 0 Por RenzoC

Aproximadamente el 8-12% de las parejas en edad reproductiva sufren de infertilidad y aproximadamente el 15% de todos los embarazos terminan en aborto espontáneo.

Los mecanismos que subyacen al embarazo humano aún no se conocen bien. En parte, esto se debe a que el embarazo funciona de manera bastante diferente en la mayoría de los mamíferos.

Leer más: Los abortos afectan a 1 de cada 6 embarazos. Necesitamos una mejor investigación y tratamiento

Sin embargo, investigaciones recientes indican que el ratón espinoso egipcio, que menstrúa como lo hacen los humanos, podría ofrecer un modelo excelente para la investigación. Nuestro nuevo estudio, publicado en Scientific Reports, muestra que el revestimiento del útero del ratón, o endometrio, también crece de manera similar al de los humanos en preparación para la implantación del embrión.

Por qué los modelos animales son importantes
Hay muchas razones para el aborto espontáneo y otras complicaciones del embarazo, que van desde los desequilibrios hormonales y vitamínicos hasta el fracaso del desarrollo placentario y la implantación de embriones comprometida. Para comprender estas condiciones, los investigadores deben experimentar, pero experimentar con seres humanos plantea serios desafíos éticos, prácticos y financieros.

Es por eso que los investigadores intentan “modelar” las condiciones en animales de laboratorio adecuados. Los modelos animales (que utilizan roedores en particular) han ayudado a explicar muchos aspectos de la reproducción humana, pero están limitados por diferencias fundamentales entre la reproducción humana y la de otras especies.

Leer más: Puede que no nos guste, pero existen razones éticas para utilizar animales en la investigación médica.

Menos del 2% de todas las especies de mamíferos menstrúan y la mayoría tiene un ciclo de celo (“entrando en celo”). Aparte de los humanos, la mayoría de las especies que menstrúan son grandes simios o simios del viejo mundo.

Los primates no humanos como estos serían los animales biológicamente más apropiados para modelar la reproducción humana. Pero su gran tamaño, los complejos requisitos de bienestar y los altos costos han impedido su adopción como animales de laboratorio.

Por lo tanto, para estudiar y manejar el embarazo humano de manera más efectiva, necesitamos un modelo animal de reproducción femenina que sea más apropiado con la menstruación.

El ratón espinoso con menstruación.
Recientemente se ha demostrado que el ratón espinoso egipcio (Acomys cahirinus) tiene una menstruación similar a la humana. Esto nunca se había visto en ningún roedor antes, y el descubrimiento ofrece a los investigadores un modelo sin precedentes de no primates para estudiar los trastornos menstruales y ginecológicos.

Desde entonces, los investigadores de la Universidad de Monash han profundizado en el misterio de la biología reproductiva de los ratones espinosos. Los investigadores proporcionaron una caracterización en profundidad del ciclo menstrual, identificaron un comportamiento similar al síndrome premenstrual y, más recientemente, la implantación temprana de embriones y el embarazo.

Crecimiento endometrial
En nuestro estudio publicado en Scientific Reports, encontramos que el revestimiento del útero del ratón espinoso exhibe patrones de receptividad y crecimiento similares a los de un embrión, como otras especies que menstrúan.

Antes de que un embrión pueda implantarse, el revestimiento del útero debe tener más del doble de tamaño y comenzar a secretar las proteínas necesarias para que el embrión se implante correctamente. Este estudio demostró aumentos simultáneos en el grosor y la receptividad del endometrio espinoso del ratón antes de la implantación del embrión, lo que refleja de cerca los eventos en otras especies que menstrúan.

Una imagen fluorescente del útero espinoso del ratón justo antes de la implantación del embrión. La pieza verde inferior izquierda es el músculo del útero y las estructuras verdes más delgadas son las arterias uterinas. Las formas azules son los núcleos de las células, los puntos rojos dentro de las arterias son las células sanguíneas y los rojos fuera de las arterias son las células sanguíneas o las proteínas.

Arterias espirales
En todas las especies que menstrúan, las arterias en forma de espiral crecen hacia el revestimiento del útero.

Estas arterias de primavera son vitales para proporcionar nutrientes para una placenta en crecimiento, y las arterias espirales que funcionan mal están asociadas con varias complicaciones del embarazo, como preeclampsia y restricción del crecimiento intrauterino.

Leer más: Explicación: ¿Qué es la preeclampsia y cómo afecta a las mamás y los bebés?

En nuestro estudio, observamos el crecimiento de las arterias espirales antes de la implantación del embrión, pero inmediatamente después de los cambios en su estructura y función. Esto también ocurre durante las primeras etapas del embarazo en otras especies que menstrúan, incluidos gorilas, chimpancés y humanos.

Mirando al futuro
Aunque nuestro conocimiento de la biología reproductiva de los ratones espinosos está todavía en su infancia, lo que sabemos es muy alentador.

Este estudio es una prueba más de la reproducción única del ratón espinoso y se suma a la creciente lista de rasgos reproductivos que compartimos con esta fascinante especie. Los ratones espinosos no solo menstrúan de manera similar a los humanos, sino que este estudio reciente demuestra similitudes en el crecimiento endometrial, la receptividad y el papel fundamental de las arterias espirales durante el embarazo temprano de las especies menstruales.

La investigación adicional sobre la biología reproductiva de los ratones espinosos podría revelar nuevas opciones de tratamiento para las complicaciones del embarazo. A su vez, esto podría cambiar la forma en que tratamos y monitoreamos el embarazo y conducir a mejores resultados.

Publicado originalmente por The Conversation.