Covid-19 ha acelerado la transición a lo digital con consecuencias para la ‘brecha de datos’ y el bienestar – Blog de la revista Horizon

junio 21, 2021 0 Por RenzoC

En el contexto de la naturaleza épica y arriesgada de vivir nuestras vidas digitalmente, una de las seis prioridades estratégicas de la Comisión Europea para 2019-2024 es crear una Europa apta para la era digital. El objetivo es que la tecnología funcione para las personas; la economía digital será justa; y que apoya una sociedad abierta, democrática y sostenible.

La pandemia de Covid-19 ha disparado cohetes en la transición a una sociedad digital. Una encuesta realizada en julio de 2020 encontró que más de 1 de cada 3 trabajadores en la UE trabajaba exclusivamente desde casa. Esto significó que dependían casi exclusivamente de herramientas digitales para socializar, trabajar y acceder a todos los servicios gubernamentales que necesitaban. Ahora, cada vez más investigadores se preguntan: ¿nuestra adicción a las herramientas digitales nos deja en el camino más sabio?

Uno es el Dr. Matthew Dennis de la Universidad Técnica de Delft en los Países Bajos. El Dr. Dennis es un experto en ética interesado en aplicar la filosofía de la prosperidad humana a la era digital. Los filósofos se han preguntado durante mucho tiempo qué constituye una “buena vida” y, desde Aristóteles hasta Confucio, han proporcionado sus propias respuestas ligeramente diferentes. Una idea central es que la felicidad por sí sola es importante pero no suficiente; hay personas subjetivamente felices que aún no están viviendo una buena vida.

“Qué otros aspectos importantes de la prosperidad dependen de a quién le preguntes”, dijo el Dr. Dennis. “Podría tratarse de cumplir roles en la empresa o de logros y contribuciones a la empresa. Los especialistas en ética más modernos como yo estamos bastante interesados ​​en la idea de que perseguir las pasiones es una parte importante de la prosperidad ”.

Bienestar digital

El Dr. Dennis formó parte de un grupo de trabajo de Delft que examina la ética de la innovación en la era Covid-19. A través del grupo, hizo un trabajo que exploró cómo gestionar nuestro bienestar digital.

La idea de que el tiempo que pasamos en línea es malo para nosotros es controvertida. El Dr. Dennis señala que las últimas investigaciones sugieren que el tiempo en línea puede ser perjudicial para nuestra salud mental, pero realmente debemos tener en cuenta lo que estamos haciendo en línea: ¿estamos charlando con amigos o desplazándonos sin pensar? Son cosas muy distintas. Un informe de 2019 del Happiness Research Institute en Copenhague, Dinamarca, encontró que los usuarios más frecuentes de las redes sociales “tienden a estar menos satisfechos con sus vidas y hacen comparaciones sociales más negativas”.

El Dr. Dennis examinó tres instalaciones para mejorar nuestro bienestar digital en condiciones de pandemia. Principalmente, existían marcos basados ​​en reglas, como el emitido por una organización sin fines de lucro con sede en EE. UU., El Center for Humane Technology. Estos sugieren que las personas tomen medidas específicas, como limitar su tiempo en los dispositivos y ocuparse de hacer ejercicios diseñados para promover la conciencia. En segundo lugar, las estrategias basadas en el carácter, que dicen que debemos cultivar los rasgos de carácter que serán útiles en la esfera en línea, como la capacidad de controlar dónde dedicamos nuestra atención. La tercera forma no es tanto para particulares sino para diseñadores. Se trata de cambiar explícitamente la forma en que se diseñan los espacios en línea para que no nos obliguen a tomar decisiones que sean perjudiciales para nuestro bienestar.

Ninguno de estos marcos por sí solo puede proporcionar un camino perfecto hacia el bienestar digital, concluye el Dr. Dennis, pero dice que es más probable que podamos superar los desafíos que plantea un mundo posterior al coronavirus, donde es posible que pasemos más tiempo en línea. – combinando las mejores piezas de todas.

División de datos

A medida que aceleramos hacia una sociedad digital, las implicaciones van más allá de cómo pasamos el tiempo en línea. La recopilación de datos de las personas también tiene consecuencias para la autonomía en línea, el bienestar y otros aspectos cruciales de la vida, incluido el acceso al bienestar.

A partir de 2015, Stefania Milan, profesora asociada de nuevos medios y cultura digital en la Universidad de Ámsterdam, Países Bajos, trabajó en el proyecto DATACTIVE, que investigó cómo la sociedad civil interactúa y responde a la recopilación de datos a escala masiva. Uno de sus primeros proyectos consistió en crear una extensión de navegador, ahora llamada Tracking Exposed, que tiene como objetivo resaltar el poder de los algoritmos personalizados al permitir una comparación de lo que ven diferentes usuarios en ciertos sitios web, como Facebook.

Estas herramientas permiten a los investigadores tener una idea de cómo los algoritmos controlan lo que ven los usuarios. El proyecto ahora se está expandiendo para cubrir Amazon, YouTube y Pornhub.

Más recientemente, la profesora Milan ha estado pensando en lo que ella llama la “división de datos”. Como se señaló en un ensayo reciente, esta brecha se agravó durante la pandemia. Hay dos formas en que esto ocurre, dice.

Primero, señala que la interacción de las personas con el mundo y el estado está mediada por datos. Si la información sobre una persona no está incluida en las bases de datos, por ejemplo, esa persona no puede interactuar adecuadamente con el estado, por ejemplo, el acceso a la asistencia social se convierte en un problema. Esta primera brecha digital se aplica a nivel de individuos dentro de las naciones. Son personas como los inmigrantes indocumentados, los pobres que no tienen acceso a dispositivos conectados o los trabajadores de la economía gig que se encuentran entre los que caen en el lado equivocado.

“Los datos son una condición de visibilidad, casi una condición de existencia”, dijo.

“Los datos son una condición de visibilidad, casi una condición de existencia”.

Prof. Stefania Milano, Universidad de Amsterdam

Esta brecha también opera a nivel internacional, y esto se ha vuelto más importante durante la era Covid-19. Las formas en que las naciones respondieron a la pandemia han dependido en gran medida de la calidad de sus datos, dice el Prof. Milán. Su capacidad para ejecutar pruebas y recopilar resultados y su capacidad para rastrear a las personas que dieron positivo y rastrear a sus contactos cercanos.

El profesor. Milán también tiene una receta sobre cómo remediar esto, al menos en lo que respecta a nivel nacional. No es complicado. Él dice que primero debemos comenzar a invertir mucho para asegurarnos de que las personas más pobres tengan acceso a los dispositivos para que no se les excluya de interactuar con el estado. En segundo lugar, y lo más importante, creemos que debemos comenzar a invertir en la construcción de la alfabetización en datos de las personas. Esto debe hacerse en las escuelas, desde una edad temprana, dice. Pero no podemos descartar a los adultos, por lo que tendrá que haber cursos e incluso campañas de televisión para ayudarlos a conocer mejor los datos, sugiere.

“Aprendes a nadar porque si caes en un canal tienes que nadar para sobrevivir”, dijo el prof. Milán. “Del mismo modo, también deberíamos incorporar la alfabetización digital y de datos en los planes de estudio escolares”.

Esta historia es parte de una serie en la que escuchamos a la próxima generación de científicos e investigadores que están trabajando para abordar los desafíos globales.

El 24 de junio, como parte de la conferencia de los Días de Investigación e Innovación de la Comisión Europea, se llevarán a cabo varias sesiones en las que se debatirá sobre la década digital y cómo no dejar a nadie atrás.

Publicado originalmente en la revista Horizon