Hallados en Abegondo restos arqueológicos de personas de la Edad del Hierro

Hallados en Abegondo restos arqueológicos de personas de la Edad del Hierro

noviembre 1, 2020 0 Por RenzoC


El proyecto arqueológico impulsado por el Ayuntamiento de Abegondo (A Coruña) en Castro de Cerneda ha descubierto restos que confirmarían, según estudios preliminares, que hubo pobladores en la zona desde finales de la Edad del Hierro, hace más de 2.000 años. al Imperio Romano, entre los siglos III y V después de Cristo.

“El fuerte tiene un notable nivel de conservación y un contexto arqueológico muy interesante”, explicó el director, David Fernández Abella, a los medios de comunicación en la presentación de los hallazgos, señalando que lo encontrado hasta el momento “justifica continuar” la obra. “Sabemos mucho, pero tendríamos mucho más”, defendió.

El proyecto, desarrollado desde hace un mes, solo ha excavado el 0,6% de la superficie total en tres relevamientos arqueológicos en los que han aparecido hasta 40 bolsas de restos. Son restos de gran interés y tenemos un edificio que es de especial interés para saber qué es y, por lo que parece, podremos recuperar todo el espacio ”. adicional.

El edificio, explicó el responsable del proyecto, sería de “dimensiones excepcionales” y dataría de la época galo-romana. Habría sido cubierta “con una gran estructura de madera y teja en la parte superior”, de la cual quedan restos y se desconoce si la forma completa de la estructura sería “totalmente circular u ovalada” o si sería propiedad de alguien con poder económico o sería de tipo comunal.

COMPARACIÓN CON EL CASTRO DE ELVIÑA

“A nivel de tamaño, parece excepcional”, explicó el arqueólogo, quien reconoce que son pocos los fuertes excavados en la región. Con respecto al de Elviña, en A Coruña, señala que los muros son 30 centímetros más, hasta un metro de ancho, lo que, dice, “supera lo habitual”.

En su interior encontraron un trozo de vidrio de un jarrón, una varilla de bronce cuyo propósito los expertos desconocen, y restos de cerámica del norte de África. Estos restos, junto con los demás, serán objeto de “estudio” en los próximos meses y la cronología se definirá con precisión mediante análisis de radiocarbono.

En los próximos días habrá una jornada de puertas abiertas en el Castro y se realizará un modelo tridimensional con drones y un documento topográfico para luego tapar “preventivamente” los restos y “pensar qué hacer”. Además, se colocarán carteles explicativos en el área y se lanzará un sitio web para el fuerte.

EDAD DE HIERRO

En otra de las zonas excavadas, los arqueólogos encontraron una entrada al fuerte, un “pasaje” y una parte de lo que sería un espacio habitable hecho con “material perecedero”, como madera o paja, que no se conserva. Sí encontraron un trozo de ánfora que contenía vino y que provenía del valle del Guadalquivir, en Sevilla.

Con estos indicios consideran que la época más antigua en la que estuvo habitado el castro fue en la Edad del Hierro, hace más de 2.000 años, entre los siglos I y II a.C. Otro de los lugares excavados, de hasta un metro de profundidad, mostró que durante los últimos siglos fue un lugar “en el que se realizaban labores agrícolas”.

El propio castro, señaló el arqueólogo, tiene dimensiones “excepcionales” que triplicarían las de otros en la región. Los ártabros, pueblo que habitaba la comarca de las Mariñas, vivían en un terreno de 8.000 metros cuadrados, y tenían alrededor de otras tres hectáreas de elementos defensivos, compuestos por dos murallas y un foso.

Era, dijo el experto, una “aldea fortificada” en la que los habitantes eran agricultores y ganaderos que cultivaban y sacaban los animales fuera del propio castro. El lugar, entre dos valles y un lugar de paso, era óptimo, dijo, para “controlar el territorio y velar por otros castros”.





Source link