Irene Montero presiona a Carmen Calvo para aprobar la Ley Trans antes del 4M

Irene Montero presiona a Carmen Calvo para aprobar la Ley Trans antes del 4M

abril 15, 2021 0 Por RenzoC

ESPAPELIS


La campaña electoral de Madrid apremia a los partidos del Gobierno para sacar adelante leyes que puedan rentabilizar y capitalizar sus candidatos. La Ley Trans, en discusión desde hace varios meses, es una de ellas. En este caso Podemos, con la ministra de Igualdad, Irene Montero, a la cabeza, presiona al PSOE para que la norma esté aprobada antes del 4M. Fuentes cercanas a la ministra daban por hecho de que será así, pese a recordar que «Carmen Calvo sigue bloqueándola». La vicepresidenta ha frenado su aprobación ya que considera que el texto no es correcto.

Los derechos sociales y civiles, como las normas en materia de vivienda o igualdad, son los puntos de más fricción entre los dos socios de la coalición. Compiten entre ellos, desde los distintos ministerios, para aparecer ante la opinión pública como los padres de las leyes. Y con unas elecciones tan importantes como las madrileñas a la vuelta de la esquina, con los líderes de las dos formaciones que dan apoyo al Gobierno implicándose a fondo, llegar a las urnas sacando pecho de la acción gubernamental es imprescindible.

Es por eso que Irene Montero añade presión a diario a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, última responsable de los temas que pasan por el Consejo de Ministros, para que la Ley Trans sea aprobada en la reunión ministerial en las próximas dos semanas, antes de las elecciones en Madrid. Pero la socialista no está por la labor. Ella, junto al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, considera que el texto remitido por el Ministerio de Igualdad no está bien redactado y que los tribunales podrían tumbarlo. Ni Calvo ni Campo quieren que ocurra lo mismo que con la Ley del sólo sí es sí, que se tuvo que redactar de nuevo. La Ley Trans, alegan en el PSOE, «es otra chapuza».

A Podemos no le importa la calidad del texto impulsado desde Igualdad. Lo que quiere la formación morada es que en sus mítines de campaña, su candidato, Pablo Iglesias, pueda defender que España dispone de una norma que ampare al colectivo transexual gracias a su formación política. En unas elecciones con una fuerte polarización en la izquierda y con unas perspectivas más bien malas para el ex vicepresidente del Ejecutivo, cualquier cosa sirve para intentar rascar algunos votos a Más Madrid y el PSOE.

Las intenciones de Montero y Podemos chocan con la realidad. Y la realidad es que el PSOE tiene otras prioridades de cara a las próximas reuniones del Consejo de Ministros. En uno de ellos el gabinete ministerial debe dar luz verde al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que este miércoles Pedro Sánchez ha detallado en el Congreso. La aprobación de la Ley Trans dependerá de la voluntad de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Y entre sus prioridades no está la de favorecer electoralmente al líder de la formación morada y candidato a la presidencia de Madrid, Pablo Iglesias.

Podemos vuelve a su punto de partida

Pese a que las negociaciones estaban muy avanzadas hace unas semanas, con la convocatoria electoral en Madrid, Podemos ha vuelto a su punto de partida con posiciones de máximos que el PSOE considera inasumibles. Eso es lo que hace pensar en el PSOE que los planes de Montero de aprobar la Ley antes del 4 de mayo son prácticamente imposibles. Consideran que es «una forma más de presionar y confrontar con Carmen Calvo» porque «una Ley tan importante se tiene que hacer bien y no con prisas».

Los menores podrán decidir

Desde el Ministerio de Igualdad se muestran convencidos también de que los menores podrán decidir su cambio de identidad sin necesidad de autorización de un tutor legal. Así lo manifiestan fuentes cercanas a la ministra Irene Montero. Recuerdan que el Tribunal Constitucional ya se pronunció en su día en este sentido y que, legislar en contra, provocaría que los tribunales invalidasen la norma. Este es uno de los puntos de confrontación, junto con el de no necesitar informes médicos para solicitar el cambio de sexo, entre las dos formaciones que dirigen el Ejecutivo.