La secuenciación masiva de ADN podría ayudar a detectar la trombosis

La secuenciación masiva de ADN podría ayudar a detectar la trombosis

septiembre 18, 2020 0 Por RenzoC


Un estudio coordinado por investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS, en colaboración con investigadores del CIBER de Hepatica y Digestivas (CIBEREHD) y de Cancer (CIBERONC), ha demostrado que la técnica ‘Next Generation Sequencing’, utilizada para la secuenciación masiva de ADN, podría ser útil para el manejo de la trombosis venosa esplácnica (TVE), ya que permite detectar alteraciones que no se encuentran mediante técnicas convencionales.

Este estudio, publicado en el ‘Journal of Hepatology’, es el primero en haber utilizado esta técnica en una gran cohorte de pacientes con TEV. Ha sido liderado por el responsable del grupo Regulación de la microcirculación hepática en cirrosis y enfermedades vasculares hepáticas del IDIBAPS y líder de grupo del CIBEREHD, Juan Carlos García-Pagán; por el titular del grupo de Neoplasias Mieloides del IDIBAPS, Francisco Cervantes, y Alberto Álvarez, del mismo grupo; y de la responsable del grupo Terapias experimentales en neoplasias linfoides del IDIBAPS y CIBERONC, Dolors Colomer; Marta Magaz, investigadora predoctoral del grupo liderado por la Dra. García-Pagán, fue la primera autora del artículo.

El término trombosis de la vena esplácnica (TVE) no cirrótica y no tumoral engloba las enfermedades conocidas como síndrome de Budd-Chiari (BCS) y trombosis portal no cirrótica. La causa subyacente más común en ambas enfermedades son las neoplasias mieloproliferativas (NMP). Sin embargo, hasta en un 30 por ciento de los pacientes con TEV, no se encuentra una causa subyacente y se consideran de origen idiopático.

“Nuestra hipótesis se basa en el hecho de que una proporción de estos pacientes idiopáticos podrían tener NMP / clonalidad hematopoyética no diagnosticada por las técnicas convencionales actualmente utilizadas”, explicó García-Pagán.

La identificación de mutaciones hematológicas clásicas como JAK2V617F o calreticulina (CALR) representó un avance importante en el diagnóstico de TEV, sin embargo, algunos pacientes con NMP muestran negatividad para estas mutaciones, siendo necesaria para su diagnóstico una biopsia de médula ósea.

La técnica permite el análisis de secuenciación masiva de ADN, siendo capaz de analizar simultáneamente millones de fragmentos con alta sensibilidad incluso con una carga mutacional muy baja. En este trabajo se ha analizado el ADN de 75 pacientes con TEV idiopática / factor local aislado exclusivo y de 5 pacientes con NMP diagnosticados por biopsia espinal mediante un panel de NGS.

En ninguno de estos pacientes se habían detectado las mutaciones características de MPN, como mutaciones en JAK2 (V617F y en Exón 12), CALR o MPL mediante técnicas moleculares clásicas. Asimismo, la técnica NGS permitió la detección de tres pacientes con una mutación en el exón 12 de JAK2 con niveles mutacionales por debajo del 10%, que no se pudieron detectar con las técnicas de secuenciación convencionales.

Además de estas mutaciones clásicas, NGS detectó, en un tercio de los pacientes, mutaciones en otros genes como ASXL1, DNMT3A y TET2, que recientemente se han agrupado bajo el término ‘CHIP’ y que se han relacionado con patología mieloide y / o estados proinflamatorios. Además, cabe mencionar que aquellos pacientes portadores de estas mutaciones tenían un mayor riesgo de desarrollar un nuevo episodio de trombosis esplácnica durante el seguimiento ”, Magaz dijo, para conformarse con asegurar que la técnica podría ser útil para mejorar el diagnóstico de trombosis venosas esplácnicas y el manejo de los pacientes con la enfermedad.



Source link