Llamando a las defensas naturales para hacer retroceder la pandemia del banano – Horizon Magazine Blog

Llamando a las defensas naturales para hacer retroceder la pandemia del banano – Horizon Magazine Blog

abril 21, 2022 0 Por RenzoC

Sin defensa posible, la única solución para la industria bananera era cultivar una variedad de banano diferente llamada Cavendish, que era naturalmente inmune al mal de Panamá. De esa manera, la variedad Cavendish se elevó hasta convertirse en el cultivo de banano más comercializado en el mundo en la actualidad.

Desafortunadamente, la enfermedad que causa el marchitamiento por fusarium ha mutado y ahora el cultivo Cavendish ya no es inmune. También está siendo diezmado por enfermedades fúngicas.

«Este hongo es una completa pesadilla», dijo el Dr. Aurelio Ciancio, del Instituto para la Protección Sostenible de las Plantas del Consejo Nacional de Investigación de Italia en Bari.

«Los productores están preocupados porque se está extendiendo rápidamente por todo el mundo», dijo.

Ciancio es el coordinador del proyecto de investigación MUSA. «Las medidas de control tradicionales son limitadas y este hongo es claramente capaz de matar plantas a gran velocidad», dijo.

Financiado por la UE y trabajando con socios de Europa, África y América Latina, MUSA pasó cuatro años investigando el uso de biocontroles o agentes naturales en la defensa de las plantas.

osito de plátano

El bugbear del plátano se denomina Tropical Race 4 (TR4), también conocido como Panamá 4. Identificado por primera vez en Taiwán en 1990, el moho causa el marchitamiento por fusarium en el cultivar Cavendish. Entrando a través de las raíces, ahoga el suministro de energía de la planta, matándola desde adentro.

TR4 se ha detectado en áreas de cultivo de banano en todo el mundo. Se propaga sigilosamente en suelos o aguas contaminadas, sin ser detectado hasta que invade la planta. Cuando sus efectos son visibles, ya que la planta de banano se vuelve amarilla y se marchita, ya es demasiado tarde. TR4 se ha movido para atacar a su próxima víctima, destruyendo plantaciones de banano a medida que avanza.

El hongo TR4 se ha identificado en lugares tan lejanos como Australia, Mayotte, Mozambique, Perú y Colombia. Una vez más, al igual que con el mal de Panamá, la industria bananera mundial de 23 mil millones de euros se enfrenta a una amenaza existencial.

Las bananas que compramos tienen una base genética estrecha. Como se reproducen por clonación, son todos prácticamente idénticos genéticamente hablando. Todos los bananos del mundo son susceptibles porque el Cavendish es un cultivo de monocultivo con resistencia cero a TR4.

Microbiología

La investigación de MUSA se centra en la microbiología de la rizosfera, que es el estudio de los microorganismos en el suelo alrededor de las raíces de una planta donde prosperan los microorganismos.

Microorganismos como hongos, bacterias y nematodos (gusanos microscópicos) pueden ser nuestros aliados naturales en la lucha contra las enfermedades del banano.

Cuando se trata de la microbiología de la rizosfera, dijo Ciancio, «hay buenos y malos».

«Nuestro objetivo ha sido identificar a los buenos», dijo. Estos son los microorganismos que ayudarán a las plantas a alimentarse, activar sus defensas naturales o incluso dar la vuelta y atacar a los patógenos y plagas que amenazan a la planta.

El alcance del proyecto MUSA incluía no solo TR4 sino también otros problemas graves que enfrentan las plantas de banano, en particular los nematodos parásitos de las plantas (gusanos diminutos que interrumpen la absorción de nutrientes y agua) y el gorgojo negro (una de las plagas de insectos más graves que enfrentan los bananos). El equipo de MUSA recopiló y secuenció miles de agentes de biocontrol con resultados alentadores.

Los socios de MUSA en Costa Rica descubrieron un hongo que puede reducir el impacto de los nematodos perturbadores, o diminutos gusanos, que atacan la planta. Por otro lado, en Cuba, los socios de MUSA realizaron una investigación sobre un tipo de nematodo que combate al mortal insecto picudo negro.

Defensas naturales

En general, sus hallazgos demuestran cómo los microorganismos en la rizosfera pueden ayudar a preparar las defensas naturales de las plantas de banano y sostener sus raíces.

Mientras tanto, en la isla tropical de Reunión en el Océano Índico, TR4 aún no está presente, pero la amenaza es grande. «Las enfermedades que estamos estudiando ahora están muy cerca de la frontera», explica Bernard Reynaud, profesor de biología vegetal y ecología en la Universidad de Reunión, director del laboratorio CIRAD y coordinador del proyecto INDICANTS, financiado con fondos europeos.

A principios de este año, INDICANTS planea desarrollar pruebas rápidas para detectar la presencia de bacterias u hongos dañinos en las plantas de banano.

«Para las bananas, el problema es que hay muchas epidemias en áreas pequeñas y estamos tratando de limitar su expansión», dijo Reynaud. «Para esto, necesitamos una prueba de diagnóstico rápida, específica y sensible».

Él y su colega del CIRAD, la Dra. Isabelle Robène, están trabajando en un kit de diagnóstico móvil basado en ADN de bajo costo que detecta múltiples patógenos a la vez, incluido TR4.

«TR4 no se puede controlar con fungicidas y no se puede erradicar del suelo con fumigantes», dijo el Dr. Robène, especialista en patología vegetal y diagnóstico molecular.

Robène explica que el diagnóstico actual suele ser poco fiable y lento, lo que puede permitir que TR4 se escape. La solución INDICANTS permitiría a los científicos realizar pruebas y obtener resultados en solo 20 minutos, lo que podría cambiar las reglas del juego.

«Con el diagnóstico molecular rápido, se aplicarían rápidamente medidas de control y contención», dijo. ‘Cercarías un área, evitarías el transporte desde esa área y destruirías el material vegetal infectado’.

El conjunto de herramientas en el que están trabajando Robène y sus colegas debe validarse mediante pruebas entre laboratorios y encuestas de campo.

Seguridad alimentaria

Ahora se está optimizando aún más para garantizar que pueda detectar las cuatro enfermedades vasculares comunes que afectan a las bananas. La siguiente fase para el equipo de MUSA es desarrollar productos comerciales de biocontrol e innovaciones técnicas que puedan llegar a los agricultores y productores de banano.

La técnica de usar las soluciones de la naturaleza para combatir los problemas de la naturaleza tiene mucho potencial para abordar otros desafíos de seguridad alimentaria, argumenta Ciancio de MUSA.

“En solo uno o dos gramos de suelo tenemos miles de especies microbianas”, dijo. «Es una caja negra que podemos usar contra estas enfermedades».

La investigación en este artículo fue financiada por la UE. Si te ha gustado este artículo, considera compartirlo en las redes sociales.