Los primeros 100 días en el cargo del presidente Biden: un fracaso

Los primeros 100 días en el cargo del presidente Biden: un fracaso

mayo 1, 2021 0 Por RenzoC

ESPAPELIS

El 30 de abril marcó el centésimo día del presidente Biden en el cargo. Los primeros 100 días son cruciales porque marcan la trayectoria del resto de la presidencia, indican qué temas pretende priorizar el presidente y revelan al pueblo estadounidense qué promesas de campaña ha cumplido el presidente. Los primeros 100 días del presidente Biden fueron particularmente críticos, ya que heredó una crisis de salud global, incertidumbre económica, lealtad partidista fragmentada y mayores tensiones raciales. Durante estos 100 días surgieron aún más desafíos a medida que el control de armas y la política de inmigración recuperaron la atención pública.

El 28 de abril, antes de la marca de los 100 días, Biden se acercó por primera vez al Congreso como presidente para reflexionar sobre su progreso inicial y compartir sus objetivos restantes. Aquí están las principales conclusiones.

Lanzamiento de la vacuna COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha sido posiblemente el mayor obstáculo para la mayoría de los líderes políticos. Después de meses de negación y desinformación de la administración presidencial anterior, el presidente Biden tomó el poder y trabajó con líderes médicos para desarrollar una estrategia de vacunación efectiva. El plan de vacunación de Biden comenzó antes del inicio oficial de su presidencia, ya que la primera vacuna fue autorizada para su uso antes de que Biden asumiera el cargo. El presidente Biden reunió un equipo de transición de COVID-19 entre noviembre de 2020 y enero de 2021 para mantenerlo informado de la información más reciente sobre vacunación, lo que le permitió comenzar con el lanzamiento de la vacuna una vez que comience su mandato. Desde que las vacunas estuvieron disponibles, 142 millones de estadounidenses han recibido al menos una dosis de vacunación.

Un equipo preparado para la tarea

Una parte clave de la respuesta COVID-19 propuesta por Biden fue el desarrollo de un grupo de trabajo permanente sobre el coronavirus, que firmó una orden ejecutiva para crear dentro de las dos semanas de asumir el cargo. El equipo de 12 personas se reúne regularmente e informa al presidente Biden sobre las recomendaciones de respuesta y recuperación. Aparte del grupo de trabajo, Estados Unidos se ha reunido con la Organización Mundial de la Salud y el presidente Biden ha reinstalado al Dr. Anthony Fauci como asesor principal de COVID-19.

Controles de estímulo Tercera ronda

Aunque el liderazgo, la investigación y una estrategia de vacunación estaban funcionando, muchos estadounidenses han sufrido golpes personales y financieros después de un año completo de recesión económica. A mediados de marzo, el presidente Biden firmó un proyecto de ley COVID de $ 1,9 billones, que proporcionó cheques de estímulo por $ 1,400 a las personas que ganan menos de $ 75,000 y aumentó el crédito fiscal para niños para familias con niños. Biden también cumplió su promesa de campaña de estimular la economía poniendo dinero en los bolsillos de los estadounidenses para que pudieran pagar sus facturas y cumplir con sus obligaciones financieras.

Mejoras fiscales y económicas que priorizan a las familias

No es ningún secreto que el presidente Biden planeaba aumentar los impuestos a las corporaciones y a los ricos cuando asumió el cargo. En particular, Biden planea revertir muchas de las políticas fiscales implementadas en la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de Trump, que redujo parcialmente la tasa del impuesto sobre la renta para aquellos en el nivel de ingresos más alto del 39,6% al 37%. Como lo propone su American Household Plan, el presidente Biden busca restaurar la tasa del 39.6%, pero solo para las personas que ganan más de $ 400,000 al año. Algunos de los otros componentes principales del plan del presidente Biden incluyen la creación de fondos para la guardería universal y la universidad comunitaria, el aumento del salario mínimo federal a $ 15 la hora y la mejora de la infraestructura de carreteras, puentes y acceso a Internet.

Denuncie la violencia armada en Estados Unidos

Los tiroteos masivos de alto perfil no fueron una preocupación importante en 2020, ya que la mayoría de nosotros estábamos confinados en nuestras casas durante una parte considerable del año. Sin embargo, el acceso a las vacunas, el reingreso a contextos sociales y la escalada de las crisis de salud mental han creado un entorno para tragedias consecutivas que se cobraron la vida de personas en Atlanta, Boulder e Indianápolis. La escala y la frecuencia de las bajas masivas sacudieron al país, lo que obligó al presidente Biden a adoptar una postura firme sobre el control de armas, un tema sobre el que permaneció relativamente en silencio durante su campaña. A raíz de más de 140 tiroteos masivos en 2021, Biden calificó la violencia con armas de fuego como una vergonzosa crisis de salud pública y describió algunas acciones iniciales destinadas a abordar las preocupaciones inmediatas sobre el control de armas. Tales acciones incluyeron una regla propuesta que prohíbe las «armas fantasma» y otros dispositivos que alteran el desempeño de las armas de fuego, una solicitud al Departamento de Justicia para realizar una investigación sobre el tráfico de armas y financiamiento a agencias federales para apoyar programas de prevención de la violencia comunitaria.

Durante su discurso ante el Congreso hace unos días, el presidente Biden fue aún más específico sobre su postura de control de armas, pidiendo el apoyo bipartidista para la verificación de antecedentes universales y la prohibición de los rifles de asalto y los cargadores de alta capacidad. Se refirió a la violencia con armas de fuego como un problema estadounidense más que como un problema que sigue las líneas del partido, pero el apoyo del Congreso y el rechazo de la legislación pendiente de control de armas sugiere que el partidismo será un determinante importante del progreso de la reforma de armas.

Continuando la lucha por las vidas de los negros

Los asesinatos de George Floyd y Breonna Taylor el año pasado catalizaron un resurgimiento en la conciencia de la justicia racial. Biden y su equipo electoral sabían que apoyar a la comunidad negra y denunciar la violencia policial sería clave para ponerlo en el cargo. También sabían que estas serían preocupaciones continuas que no podían dejar de lado una vez que comenzara su presidencia. Desafortunadamente, el racismo y la desigualdad continúan siendo los pilares de la vida estadounidense, ya que jóvenes negros como Adam Toledo, Daunte Wright y Ma’Khia Bryant han sido asesinados por agentes de policía en los últimos meses. Si bien la reciente condena del asesino de George Floyd fue una pequeña victoria para responsabilizar a los sistemas racistas, Biden reconoce que la responsabilidad policial es una rareza.

El regreso de la supresión de votantes de la era de Jim Crow

Envuelto en la fachada de la «gran mentira» de las elecciones presidenciales de 2020, el presunto fraude electoral ahora sirve como base infundada para más de 361 proyectos de ley de votación que harían más difícil que las minorías y los jóvenes votaran en 47 estados. Estas leyes de voto restrictivas, incluidos los proyectos de ley aprobados en Georgia, Iowa y Arkansas, amenazan significativamente el logro de la verdadera justicia. Además, la Corte Suprema de mentalidad conservadora podría crear más barreras para el voto de las minorías, ya que actualmente están considerando un caso que eliminaría una disposición en la Ley de Derechos Electorales que mantiene la igualdad de votantes. Biden expresó su apoyo a la extensión de la Ley de Derechos Electorales durante su campaña electoral, y un gran proyecto de ley de derechos electorales que la Cámara de Representantes aprobó a principios de marzo podría darle la oportunidad de aprobar la legislación, lo que frustra los intentos de los gobiernos estatales y la Corte Federal. revocar las protecciones electorales necesarias.

Resolución de la política de inmigración fronteriza

En 2020, el mundo fue testigo con horror de una serie de políticas flagrantes que impulsaron el plan antiinmigración de Trump. Niños separados de sus padres y encerrados en jaulas en la frontera entre Estados Unidos y México, los jóvenes estudiantes inmigrantes cuestionaron su capacidad para permanecer en los Estados Unidos cuando Trump concluyó la DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), financiando un muro fronterizo entre los Estados Unidos. y México ha sido aprobado y se han implementado prohibiciones de viaje en países musulmanes. Desde que el presidente Biden asumió el cargo, se levantó la prohibición de viajar, pero aún existen otros problemas de inmigración. La separación familiar en la frontera ha terminado, pero reunir a las familias separadas está resultando difícil. Biden firmó una orden ejecutiva destinada a fortalecer el programa DACA, pero un caso en un tribunal federal de Texas podría desestimar la legalidad del programa. El financiamiento para el muro fronterizo provino de la declaración de emergencia nacional de Trump en la frontera, pero el presidente Biden rechazó la declaración y pidió una revisión de la construcción de la frontera. El progreso de la revisión no está claro.

Los cambios en la política de inmigración han sido lentos durante la administración de Biden y, lamentablemente, esa es la expectativa continua para el futuro previsible.

Reducción de emisiones y construcción del gabinete

Algunas notas breves:

  • El presidente Biden organizó una cumbre ambiental virtual para líderes mundiales, y prometió que Estados Unidos reducirá sus emisiones de carbono en al menos un 50% para 2030.
  • El presidente Biden seleccionó y recibió la confirmación del Senado para los 15 miembros del gabinete que encabezan los departamentos ejecutivos. El gabinete es uno de los más diversos de la historia, incluido el primer jefe de departamento nativo americano y el primer jefe negro del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.

A pesar de una mayoría demócrata muy estrecha en el Congreso, el presidente Biden ha logrado muchos objetivos que cubren una amplia gama de temas. Dejando de lado la política, el presidente Biden también ha restaurado la dignidad y el prestigio de la presidencia estadounidense a través de su profesionalismo, transparencia con el público y presencia constante en medio de la trágica pérdida de la comunidad. Los primeros 100 días de una nueva presidencia no son fáciles en las mejores circunstancias, y aunque los primeros meses del presidente Biden no fueron perfectos, nos encaminaron hacia los cambios que muchos de nosotros estábamos desesperados por ver.