Madrid multiplicó contagios, ingresos y UCIs durante el ‘cerrojazo’ impuesto por Pedro Sánchez en Semana Santa

Madrid multiplicó contagios, ingresos y UCIs durante el ‘cerrojazo’ impuesto por Pedro Sánchez en Semana Santa

abril 9, 2021 0 Por RenzoC

ESPAPELIS


El cierre perimetral impuesto por el Gobierno de Pedro Sánchez a la Comunidad de Madrid en el puente de San José y en Semana Santa no ha ayudado a combatir el virus. Ni mucho menos. Tras tres semanas de cierres, los indicadores de la pandemia muestran cifras más altas. No algunos, todos: más contagios, mayor incidencia acumulada, más personas ingresadas, más pacientes en UCI y mayor positividad en los test de detección del Covid. Madrid lleva meses advirtiendo de que los cierres de Sánchez no tienen en cuenta un criterio básico para los epidemiólogos: la alta densidad de población de la región central de España.

Sánchez aprovechó este viernes un viaje oficial a Senegal para lanzar un dardo envenenado a Díaz Ayuso en plena precampaña. El presidente del Gobierno había puesto en duda la veracidad de los datos de Madrid en un off the record con periodistas. Por la tarde, durante la rueda de prensa oficial, poco menos que dibujó un ‘apocalipsis’ epidemiológico. El líder socialista invitó a Ayuso a «trabajar para bajar la curva de contagios».

Las palabras de Sánchez en Senegal han provocado gran malestar en la Comunidad de Madrid. Especialmente el día en el que cae el cierre perimetral al que Díaz Ayuso se resistió pero terminó aplicando.

El argumento de Madrid para no cerrar era simple: eso supondría un aumento de contagios. La región viene defendiendo desde hace meses que este tipo de medidas son contraproducentes. Suponen el embolsamiento de más de 6 millones de personas en un territorio de alta densidad de población, provocando que el virus se extienda con mayor facilidad. Se basan en estudios científicos. Y las cifras le dan la razón: todo ha ido a peor.

Según datos de Sanidad, Madrid registra a 9 de abril una incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días de 324 casos. Exactamente 100 más que los 224 que tenía el pasado 17 de marzo, el día en que el Gobierno aplicó su ‘cerrojazo’. Entre aquel puente de San José y Semana Santa, Madrid estuvo abierto apenas 72 horas. En días laborables, cuando los desplazamientos son mínimos. Tras las tres semanas de cierre, la incidencia se ha disparado un 44%.

La incidencia disparada

Madrid llegaba a ese primer puente de 2021 en una tendencia a la baja, con cierta estabilización. El miércoles 17 de marzo, día en que comenzó el cierre de los límites geográficos de la región, Madrid tenía una incidencia de 224 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días.

Justo una semana después, el miércoles 24 de marzo, esa incidencia había sufrido un ligero repunte hasta los 228 casos. El cierre perimetral se levantó durante apenas 3 días para volver a aplicarse ese jueves, inicio de la Semana Santa. El 31 de marzo, las estadísticas oficiales de Sanidad volvieron a registrar una subida importante. La incidencia, en pleno cierre festivo, marcó en Madrid un total de 257 casos por cada 100.000 habitantes.

Evolución de los contagios en Madrid desde finales de febrero hasta ahora.

Este pasado miércoles, justo tres semanas después del cierre, las estadísticas han terminado por confirmar la tendencia al alza de los contagios en Madrid. Sanidad notificó una incidencia de 302 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. Supone un aumento del 36% respecto a la de 224 del 17 de marzo. La curva ascendente es perfectamente visible en el gráfico sobre estas líneas.

El ‘cerrojazo’ de Sánchez llega a su fin hoy viernes, con 324 casos. Un 44% más que el día en que comenzaron las restricciones.

Madrid cerrado empeoró en todo

El cierre perimetral no sólo se ha dejado notar en la incidencia acumulada. Todos los factores de riesgo empeoraron durante las tres semanas de ‘cerrojazo’. Sin excepción.

La incidencia acumulada a 7 días ha pasado de 110 casos a 172. Un aumento del 56%. Los contagios brutos a 7 días han pasado de 14.932 a 21.988, aumentando un 47%.

La situación en los hospitales tampoco fue a mejor. El 17 de marzo había 2.070 personas ingresadas por Covid y al final del cierre eran 2.442. La ocupación de camas pasó del 12% al 14%.

En las UCI también empeoraron los datos. Del 33% de camas ocupadas se pasó al 39%. De 414 personas ingresadas a 475. Madrid, antes del cierre, tenía más altas en unidades de cuidados intensivos que nuevos ingresos. Ahora es al revés.

Otro de los factores de control de la pandemia, el de la positividad, también empeoró. Este indicador permite conocer el porcentaje de personas que da positivo del total que se somete a pruebas PCR o antígenos. El 17 de marzo era del 6,99%, ahora del 10%. El doble de lo que la Organización Mundial de la Salud exige para considerar que una pandemia está bajo control.

La densidad, clave

La Comunidad de Madrid lleva tiempo advirtiendo de que, por la idiosincrasia de la región, con su alta densidad de población, los cierres perimetrales que el Gobierno de Pedro Sánchez se empeña en imponer son contraproducentes y, lejos de evitar nuevos contagios, contribuyen a la propagación del Covid.

Estas conclusiones provienen del estudio Las características demográficas y de salud pública explican gran parte de la variabilidad en la mortalidad por COVID-19 entre países, publicado en la revista European Journal of Public Health que divulga la Universidad de Oxford en nombre de la Asociación Europea de Salud Pública, publicado por OKDIARIO.

Esta tesis analiza diversos factores que han contribuido al aumento de la mortalidad por Covid-19 elaborando un modelo que explica el 67% de la variabilidad de la mortalidad por la pandemia entre países.

Estos factores son: la proporción de población mayor de 80 años, la proporción de población urbana, el Producto Interior Bruto (PIB), el número de camas en hospitales por población, la temperatura media del mes de marzo, la incidencia de tuberculosis y la densidad de población.

Así, de acuerdo con este estudio elaborado por los profesores Ondrej Hradsky y Arnost Komarek, de la facultad de Medicina de la Charles University y la Motol University Hospital (Praga, República Checa) y del Departamento de Probabilidad y Estadísticas Matemáticas de la Facultad de Matemáticas y Físicas de la Charles University (Praga, República Checa), una alta densidad de población está independiente y directamente relacionada con un mayor índice de muertes por Covid-19.

«Siempre aumentan los casos»

Los autores decidieron realizar este análisis al comprobar que a menudo las autoridades han estado tomando decisiones injustificadas comparando la mortalidad pura de países donde se han adoptado diferentes medidas contra el Covid-19.

La Comunidad de Madrid, con una superficie de 8.028 km cuadrados y 6,7 millones de habitantes presenta una densidad de población de 840 habitantes por km cuadrado. Se trata de una de las comunidades con mayor densidad de población, muy superior a la del conjunto de España (94 habitantes por km2) y a la del resto de comunidades autónomas.

Madrid alerta constantemente de que siempre que Sánchez ha obligado a cerrar fronteras se ha producido un aumento de los contagios. «El cierre perimetral para una comunidad como Madrid, uniprovincial y tremendamente poblada, siempre genera un aumento de casos. Los beneficios epidemiológicos de cerrar fronteras no están demostrados científicamente», argumentaba el viceconsejero de Sanidad madrileño, Antonio Zapatero. Y así ha vuelto a ocurrir esta vez con la Semana Santa.