Marlaska acerca a otros cuatro etarras a cárceles del País Vasco y Navarra

Marlaska acerca a otros cuatro etarras a cárceles del País Vasco y Navarra

julio 28, 2021 0 Por RenzoC


La política de acercamiento de etarras por parte del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sigue adelante sin ningún tipo de cortapisa. Este miércoles las asociaciones de víctimas han denunciado cuatro nuevos acercamientos de etarras a cárceles del País Vasco y Navarra.  Se trata de Jesús María Altable Echarte, Egoitz Coto Etxeandía, Aitor Olaizola Baseta, Miren Itxaso Zaldúa Iriberri–, y de otro encarcelado de ETA a la prisión de Logroño, Iurgi Garigagoitia.

El Gobierno socialcomunista sigue pagando el apoyo de sus socios con el acercamiento de etarras a cárceles del País Vasco o cercanas a la comunidad autónoma. Además, Pedro Sánchez ha transferido la responsabilidad de las prisiones al Gobierno vasco, con lo que abre la puerta a que los presos de ETA puedan acceder a beneficios penitenciarios.

Según ha informado el Ministerio de Grande-Marlaska en una nota de prensa, Jesús María Altable Echarte ha sido trasladado de Soria a Pamplona, Egoitz Coto Etxeandía de Cantabria a Bilbao, Aitor Olaizola Baseta de Logroño a Álava e Iurgi Garigagoitia Salegui de Madrid a Logroño. Además, se ha trasladado al Centro Penitenciario de San Sebastián a Miren Itxaso Zaldúa Iriberri, que está en calidad de prisión preventiva.

De este modo, Interior ha ordenado de nuevo el traslado a cárceles del País Vasco, Navarra y La Rioja de presos de ETA que ya fueron trasladados hace unos meses a prisiones próximas.

Jesús María Altable Echarte ingresó en prisión en el año 1999 y cumple una condena de 30 años por los delitos de atentado con resultado de muerte, asesinato en grado de tentativa y estragos. Cumplió las 3/4 partes de la pena en mayo del año 2017 y, según alega Interior, acepta la legalidad penitenciaria y ha remitido un escrito en el que manifiesta su rechazo a la violencia y en el que asume su responsabilidad en el sufrimiento causado a las víctimas.

Por su parte, Egoitz Coto ingresó en la cárcel en 2002 y cumple una condena de 20 años por los delitos de asesinato en grado de tentativa, daños y estragos. Cumplió las tres cuartas partes de la condena en noviembre de 2017 y ha comenzado a satisfacer la responsabilidad civil y acepta la legalidad penitenciaria. Tal y como asegura Interior, ha remitido un escrito en el que manifiesta su rechazo a la violencia y su respeto por las víctimas de sus delitos.

Aitor Olaizola y Garitagoitia

En el caso de Aitor Olaizaola, que será trasladado a Álava, ingresó en la cárcel en 2001 y cumple una pena de 30 años por los delitos de atentados, asociación ilícia y tenencia de explosivos. Cumplirá las tres cuartas partes de la condena en septiembre de 2023.

Según destaca el Ministerio del Interior, está abonando la responsabilidad civil y acepta la legalidad penitenciaria, además de remitir un escrito en el que se muestra dispuesto a reparar el daño causado y a atenuar el sufrimiento de las víctimas de sus delitos y rechaza el uso de la violencia.

Por su parte, Iurgi Garitagoitia ingresó en prisión en 2020, entregado por Francia, y cumple una condena de 35 años por los delitos de asesinatos, terrorismo, tenencia de explosivos y daños terroristas. Cumplirá las tres cuartas partes de su condena en 2034.

Interior asegura que acepta la legalidad penitenciaria, rechaza el uso de la violencia y ha manifestado su deseo de atenuar el dolor acusado a las víctimas de sus delitos, además se ha dispuesto su clasificación inicial en segundo grado.

Además, Instituciones Penitenciarias ha trasladado a San Sebastián a Miren Itxaso, que está en prisión desde el 22 de julio de 2020 en calidad de presa preventiva.

60 etarras en el País Vasco y 14 en Navarra

Ante este nuevo traslado, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha denunciado la «nueva estrategia penitenciaria» que, a su juicio, consiste en trasladar al mayor número de terroristas al País Vasco.

En este contexto, creen que el Gobierno está acercando progresivamente a los presos etarras a la Comunidad Autónoma Vasca, donde en octubre se hará efectiva la transferencia de las competencias de prisiones.

«Desgraciadamente, y como llevamos mucho tiempo alertando desde la AVT, tenemos la convicción de que esta sangría de acercamientos no es solo un cambio de prisión, son la antesala de las progresiones de grado, los permisos penitenciarios, la libertad condicional o incluso indultos», han alertado.

Según los datos de la AVT, 60 presos han sido trasladados a cárceles del País Vasco y 14 a Navarra.