más hombres que mujeres contratados en la fundación de Podemos

más hombres que mujeres contratados en la fundación de Podemos

agosto 8, 2021 0 Por RenzoC


La fundación de Podemos, el Instituto 25 M para la Democracia, tiene una plantilla con más hombres que mujeres. Juan Carlos Monedero, director de esta entidad, replica así la política laboral del partido morado que también está masculinizado a pesar de que se hacen llamar «Unidas Podemos».

Las cuentas anuales de 2020 del Instituto 25 M que han registrado recientemente reflejan que cuentan en sus filas con 9 hombres y 6 mujeres. A pesar de que los programas electorales de Podemos insisten en la necesidad de la paridad, la fundación morada tampoco se aplica las tesis feministas. En 2019 paradójicamente sí había paridad en la plantilla, pero en 2020, con la llegada de Monedero, los varones cobran peso en la fundación.

Además, la distribución del personal por categorías desvela que los puestos de responsabilidad los ocupan hombres: hay tres en puestos de dirección y ninguna mujer. Por el contrario, hay 5 hombres técnicos y 6 técnicas. En total, pasan de 14 a 15 empleados de un año a otro. Por otra parte, reconocen que no hay ninguna persona contratada con una discapacidad.

Resumen de personal del Instituto 25M.

Por su parte, Podemos como partido político también es una formación de hombres como recoge la documentación interna de los morados. A pesar de las alusiones constantes al feminismo y al nombre de «Unidas Podemos» en la papeleta electoral, la formación cuenta en plantilla con más hombres que mujeres. En las filas del partido fundado por Pablo Iglesias hay 124 hombres en plantilla frente a 105 mujeres a fecha de 31 de diciembre de 2020. Por tanto, el 54% de la plantilla de Podemos son hombres. A cierre del ejercicio anterior, en 2019, la relación era de 120 hombres y 101 mujeres.

Por ámbitos, en el propio partido hay 85 hombres frente a tan sólo 67 mujeres. En los grupos parlamentarios hay más igualdad: 39 hombres y 38 mujeres. Únicamente en el Parlamento Europeo, cuyas cifras Podemos no integra en el cómputo global, hay más mujeres (9) que hombres (6). Se trata de asesores, técnicos y demás personal contratado. Por otra parte, hay cientos de cuadros colocados en los ministerios, en gobiernos regionales o en ayuntamientos. De esos espacios institucionales Podemos no ofrece datos en su portal de Transparencia.

Temporalidad

Por otra parte, Podemos tiene una plantilla que sufre de precariedad. El Resumen de Personal a 31 de diciembre de 2020 refleja que se ha eliminado en el último año el 17% del total de sus empleados fijos y han aumentado un 16% los contratos temporales. A cierre del ejercicio, el 62% de los trabajadores de Podemos son temporales. La eventualidad crece, ya que en 2019 los contratos con fecha de caducidad eran únicamente el 54% del cómputo global.

Los líderes de Podemos encabezan todas las manifestaciones ligadas a las reivindicaciones laborales, pero el partido hace con sus trabajadores justo lo contrario de lo que pregona en su discurso público. De hecho, en 2018 registró en el Congreso de los Diputados una propuesta de ley para restringir al máximo la temporalidad, propuso limitar las causas que justifican este tipo de contratos y fijar penalizaciones. Partían de la premisa de que un contrato de trabajo por defecto ha de tener una duración indefinida. Sin embargo, año a año crecen los temporales en la organización morada, que ya son el 62% de la plantilla.

Números rojos

Por otra parte, cabe destacar que el primer año de Juan Carlos Monedero al frente de la fundación de Podemos se ha saldado con importantes números rojos. El profesor de la Universidad Complutense ha publicado sus cuentas del año 2020 que recogen 83.730 euros de pérdidas.

Así consta en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias consultada por OKDIARIO. En 2019 la fundación morada perdió 73.735 euros. Un año más tarde, los números negativos crecen hasta los 83.730. Al profundizar en los guarismos del Instituto 25M se detecta un incremento importante en gastos de personal. De los 256.614 euros que se desembolsaron en nóminas en 2019 se pasa a gastar 324.712 euros en 2020. La fundación reconoce que tiene 38 trabajadores contratados. Además, esgrime que tienen 10 personas vinculadas a la entidad como «personal voluntario». La previsión, reconoce, era tener 53 trabajadores y 225 voluntarios, pero los cálculos de Monedero se quedaron muy lejos de lo que realmente fue. Tampoco hay ninguna persona con discapacidad contratada.

En cuanto a los ingresos de la actividad se produce una ligera subida de 342.956 euros a 365.753 euros. No obstante, las ventas se desploman de 41.937 euros a 19.630 euros en un año. La memoria de la entidad recoge que los ingresos por ventas de libros y merchandising se paralizaron.

Cuentas anuales del Instituto 25M en 2020. (Clic para ampliar)

También llama sobremanera la descapitalización de la fundación que lidera Monedero. Pasa de tener unos bienes y derechos por 153.456 euros en 2019 a que el proyecto decrezca hasta los 74.801 euros en activos. Se reduce a la mitad el patrimonio neto de 134.451 euros a 50.720 euros en 12 meses. Lo mismo ocurre con el excedente de años anteriores.