Moncloa justifica el séquito de asesores de Pedro Sánchez (PSOE) por la «presión mediática»

Moncloa justifica el séquito de asesores de Pedro Sánchez (PSOE) por la «presión mediática»

marzo 28, 2021 0 Por RenzoC


El Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias bate récords en lo que a altos cargos y asesores ‘a dedo’ se refiere. El Ejecutivo socialcomunista acumula un despilfarro de 119,14 millones de euros en pagar a este personal, según el último avance comentado de pagos de la Administración General del Estado. Sólo en lo que a eventuales se refiere, el Gobierno había desembolsado hasta noviembre del año pasado, último dato actualizado, la histórica cifra de 49,36 millones. Pedro Sánchez considera que tal mastodóntica estructura de asesores es necesaria debido a la «presión mediática y parlamentaria» que ‘sufre’ su Gobierno.

Así se resuelve en una respuesta por escrito en el Congreso de los Diputados, a la que ha tenido acceso OKDIARIO. Vox requería en concreto las «razones técnicas que justifican el aumento de contrataciones de altos cargos» previstas en los Presupuestos Generales del Estado para este año.

«Los Presupuestos contemplan un incremento considerable en las partidas de gastos de personal en el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y  Memoria Democrática», señalaba el partido en su argumentación. Así, para altos cargos se destinarán 1.328.000 euros; para personal eventual, 15.164.000 millones de euros; para funcionarios, 5.636.000 euros y para laborales, 1.589.000 euros. Partidas que se incrementan en relación a los Presupuestos prorrogados. En concreto, un 75% más en altos cargos y un 115% más en eventuales.

El Gobierno, en su respuesta, explica que la comparativa que establece Vox entre las cifras de 2018 y 2021 no es correcta, ya que «algunas de las modificaciones presupuestarias realizadas durante esos dos años se consolidaron por parte del Ministerio de Hacienda debido a que respondían a fenómenos permanentes y no coyunturales». «Por ello», añade en su respuesta, «no se pueden comparar, sin más, las cifras que había en el presupuesto 2018 con las del proyecto de presupuesto para 2021, como se hace en los datos que se dan en las 3 preguntas parlamentarias».

Tras esta precisión, el Ejecutivo señala las ‘razones’ que, a su entender, explicarían el incremento en el personal eventual de Presidencia del Gobierno. En primer lugar, señala que «existe una parte de dicho personal, numéricamente importante, que se ha mantenido estable en el Complejo de la Moncloa a lo largo de los diversos gobiernos que se han ido sucediendo».

En este contexto, se remite a la comparecencia en el Congreso de los Diputados, el pasado 6 de noviembre, del subsecretario de la Presidencia, Antonio Hidalgo López, quien afirmó que «prácticamente están en los mismos puestos desde Adolfo Suárez». «Hay alrededor de doscientas personas que prestan servicio en palacio, que son siempre las mismas, legislatura tras legislatura y que fundamentalmente se dedican a temas de oficio, informática, gabinetes de comunicaciones, etc.», explicó en su intervención.

Por otro lado, se indica también que tras el reconocimiento por parte del Tribunal Supremo de los trienios al personal eventual se hizo «necesario presupuestar una partida adicional al respecto» o que «hay plazas en Presidencia del Gobierno que pueden ser ocupadas indistintamente por personal funcionario o eventual (doble adscripción) pero que, de manera prudente, en el presupuesto se dotan como si todas fuesen a ser ocupadas por personal eventual». Asimismo, se señala que «desde 2018 se han producido varias subidas retributivas de los empleados públicos que también elevan el presupuesto» de este capítulo.

Finalmente, reconociendo que existe una subida en el número de altos cargos y de eventuales de la Presidencia del Gobierno, Moncloa vuelve a remitirse a la mencionada comparecencia parlamentaria del subsecretario de Presidencia, quien alegó que «la política ha cambiado mucho desde los tiempos de Adolfo Suárez hasta ahora, ya que no existe ni el mismo nivel de tecnificación ni el mismo nivel de presión mediática ni incluso de presión por parte de este Parlamento».

«Yo creo que no puede demonizarse porque ese personal se ha reclutado directamente por las funciones de confianza, de asesoramiento político, que es como se definen. Existen en todas las administraciones que yo conozco en mayor o en menor medida, con lo cual entiendo que ni con mucho el incremento es escandaloso», señaló Hidalgo en aquella intervención.

«Pensar que la Presidencia del Gobierno de la decimotercera potencia industrial no debe disponer de un “staff” que le permita afrontar los retos de los nuevos tiempos en los que nos encontramos o no es realista o es malintencionado», añadió.

Sin bajada de sueldo

La llegada de Podemos al Ejecutivo ha incrementado el número de Ministerios y ampliado también el organigrama. En noviembre de 2017, por ejemplo, aún con Mariano Rajoy en La Moncloa, el gasto en altos cargos era 5 millones de euros inferior (64,33 millones) y casi 15 en el personal eventual (34,9).

En este tiempo de pandemia, el Ejecutivo ha evitado reducir salarios de sus altos cargos como gesto hacia las familias que padecen sus terribles consecuencias económicas.

En mayo, preguntado directamente por la posibilidad de que los cargos públicos redujesen su salario, Pedro Sánchez se salió por la tangente y rechazó dar una respuesta. El socialista se limitó a destacar que «lo sustantivo» para afrontar la crisis era la «triple red» puesta en marcha por su Gobierno, como la activación de las líneas de crédito ICO o los ERTE.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado incluso contenía una subida del 0,9% de las retribuciones de los altos cargos, en línea con el resto de sueldos del sector público, según el IPC. Tras las críticas, PSOE y Podemos recularon y se comprometieron finalmente a congelar la subida a los miembros del Consejo de Ministros, al presidente del Consejo de Estado y al presidente del Consejo Económico y Social (CES).

El sueldo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es de 84.845,16 euros; el de los vicepresidentes, de 79.746,24 euros  y el de cada uno de los ministros, de 74.858,16 euros.