Paul Verhoeven no le da sentido a la blasfemia

Paul Verhoeven no le da sentido a la blasfemia

julio 12, 2021 0 Por RenzoC

Además de ser la feria del lujo y la clase, el Festival de Cine de Cannes también se percibe como un lugar donde es seguro exhibir obras escandalosas que rompen las fronteras sociales. En este sentido, Paul Verhoeven Benedetta es el tipo de película que encaja perfectamente con la etiqueta “es una película de Cannes”. Tras el éxito comercial de Ella, Verhoeven dirige su segunda película francesa. A diferencia de su primera incursión, esta vez Verhoeven no le da sentido a su controvertido trabajo.

Basado en un académico Judith C. Brown’s Actos inmodestos – La vida de una monja lesbiana en la Italia del Renacimiento, la historia sigue la vida de una monja del siglo XVII interpretada por Virginie Efira. Benedetta entró en el monasterio de Pescia cuando era niña, impulsada por su fe inquebrantable. Su vida cambia después de salvar la vida de la joven pastora de Daphne Patakia, Bartolomea, quien se une a las filas del convento y trae un soplo de inconsciencia salvaje dentro de esos muros. Cuando surge en ella una nueva pasión visceral, Benedetta comienza a tener pensamientos carnales sobre la nueva novicia. Al mismo tiempo, comienza a tener visiones y pronto es bendecida con estigmas. Se la conoce como una de las monjas más santas del país, ya que constantemente rompe su voto de castidad, pero su doble vida puede no durar mucho ya que los ojos en las paredes del monasterio nunca duermen.

Mientras que la actriz belga Efira hace una buena actuación para la egoísta Benedetta, es Patakia quien se roba el show con su vehemencia. Los protagonistas son tan diferentes como el día y la noche, pero juntos son una mezcla explosiva. Es fácil ver que la noble Benedetta es equilibrada, fría y maquinadora, mientras que la burguesa Bartolomea es tosca pero rebosante de pasión, ansiosa por descubrir su sexualidad. Las jóvenes monjas viven en un mundo cruel donde no pueden explorar su amor lésbico para encontrar la manera de ser libres engañando a todos sus enemigos.

Con las notas de la hermosa partitura de Anne Dudley, Verhoeven intenta mezclar lo sagrado y lo profano en una ambigüedad entre lo que es real y lo que no lo es. El enfoque debería haberse mantenido en el amor entre los protagonistas, pero esta película histórica intenta abordar demasiados temas a la vez, lo que resulta en un producto que utiliza la blasfemia para ocultar la confusión subyacente. El director holandés asume la responsabilidad de subvertir algunas de las armas de la cristiandad al presentar su visión de Jesús, a menudo visto como un guerrero violento al que no le importa usar la espada. El clímax llega cuando los jóvenes protagonistas transforman una estatua de madera de la Virgen en un juguete sexual para complacer a los demás. Se pensaba que esa escena provocaba algunos deseos ocultos en los espectadores, pero resulta en una blasfemia gratuita.

Dado que algunos de sus personajes y situaciones son tan exagerados, es difícil tomarse esta película en serio. Terminan siendo cómicos, una parodia de sí mismos. El ejemplo destacado es el Nuncio de Lambert Wilson, una acumulación de clichés sobre la religión y el Renacimiento italiano. Parece que los fans tendrán que esperar. La matriz 4 para ver qué tan bueno puede ser este actor interpretando a un villano con un buen guión.

Hay mucho sexo en la película, quizás demasiado. Gerard Soeteman, quien trabajó en el primer borrador del guión, pidió ser eliminado de los créditos y abandonó el proyecto. Al final, la sensación es que has espiado como un voyeur algunas cosas que debían mantenerse en secreto. Atrás quedaron los días en que Verhoeven asombraba al mundo con su audacia en Instinto primitivoHoy parece que el director holandés abusa de las escenas sexuales solo para ocultar el vacío de su historia.

Punto: 5/10

Como explica la política de revisión de ComingSoon, una puntuación de 5 equivale a “Mediocre”. Los aspectos positivos y negativos terminan negándose entre sí, lo que finalmente lo convierte en un lavado.

Divulgación: El crítico asistió a una proyección en el Festival de Cine de Cannes para el Benedetta revisión.