Querella contra el podemita Jaume Asens y el independentista Gabriel Rufián por sus tuits sobre la Corona

Querella contra el podemita Jaume Asens y el independentista Gabriel Rufián por sus tuits sobre la Corona

marzo 12, 2021 0 Por RenzoC


Un abogado ha presentado una querella en el Tribunal Supremo contra el presidente de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Jaume Asens, y el portavoz de ERC en la Cámara Baja, Gabriel Rufián, por presuntos delitos de injurias y calumnias contra la Corona por unos mensajes de Twitter sobre el actual Rey y el emérito.

La querella, presentada el 5 de marzo, se dirige contra Asens por un ‘tweet’ publicado el día 2 en el que alude a las acciones emprendidas por la Fiscalía de Cataluña contra el entonces presidente del Parlament, Roger Torrent, y otros tres miembros de la cámara catalana por presunta desobediencia al Tribunal Constitucional (TC) por tramitar dos resoluciones en las que se reivindicaba el derecho de autodeterminación de Cataluña y se cargaba contra el Rey.

«Dicen que es una democracia plena cuando la monarquía puede delinquir impunemente y se persigue a quien lo denuncia o quien permite un debate sobre ella en el Parlament», escribió Asens en la red social.

Para el abogado, Esteban Gómez, «la propia manifestación ‘prima facie’ es ya injuriosa y es un ataque que no se puede ni debe consentir». A su juicio, «cuando se acusa directamente a la monarquía, por un diputado del Congreso cuyo partido forma parte del Gobierno, de ‘delinquir impunemente’, se está acusando a la Corona de cometer delitos, debiendo referirse a quién y demostrarlo, incurriendo en su caso en un delito de calumnia».

La querella aprovecha para ampliar otra del pasado 6 de octubre, contra Rufián. Inicialmente, el abogado se querelló contra el dirigente de ERC por un delito continuado de injurias al Rey por unas declaraciones que hizo el 30 de septiembre en el Congreso de los Diputados en las que dijo: «Vox tiene aquí desgraciadamente 52 diputados pero en total tiene 53, porque tiene uno en la Zarzuela».

El querellante sostiene que «dichas declaraciones son injuriosas y ofensivas contra el Rey, como lo serían si se hubiera imputado a un juez una adscripción determinada a un partido político, ataque rufianesco (según la primera acepción de la RAE de lo que es un rufián) que, aunque sea permitido por la Presidenta del Congreso, no es ni justo ni humano, ni siquiera conveniente, en el Estado Social y Democrático de Derecho».

También denunció un tuit publicado el 3 de octubre por Rufián en el que manifestó: «Hoy hace 3 años del primer discurso oficial de Vox», en alusión al pronunciado por el Rey, Felipe VI, a raíz del referéndum independentista del 1 de octubre de 2017. «Ni a palos pudisteis ni a palos podréis», remachó el diputado catalán.

Ya en la ampliación de la querella, el abogado ha echado en cara a Rufián otro tuit del 4 de marzo sobre una iniciativa parlamentaria «para que expliquen a la ciudadanía porqué hay una familia que por su simple apellido puede vivir, robar y vacunarse impunemente». El abogado entiende que con ello «la crítica se abandona para entrar dentro de la calumnia» y por eso se querella también contra el portavoz de ECR por un delito de calumnias.

Acto en la escuela judicial

En esa primera querella, el abogado se dirigió asimismo contra los ministros de Justicia y Consumo, Juan Carlos Campo y Alberto Garzón, respectivamente, por pronunciamientos y actuaciones relativos a la Corona.

A Campo le atribuye un presunto delito de coacciones por, supuestamente, impedir que Felipe VI fuera a la entrega de despachos judiciales que se celebró el 25 de septiembre en la Escuela Judicial de Barcelona, en lo que interpreta como una intervención excesiva del Gobierno en las funciones de la Corona y «sin justificación alguna».

A este respecto, el abogado defiende que impedir la presencia del monarca en dicho acto solo estaría justificado por razones de seguridad que en este caso no se dieron. Así, relata que «a la Escuela judicial solo se puede llegar por un desvío en un camino que (…) está rodeado de frondoso bosque». «En tan bello paisaje hemos divisado una ardilla que no creemos hubiera suscitado el temor del excelentísimo señor ministro», ha apostillado con sorna.

Para el querellante, esta presunta injerencia en las funciones reales «se basa en un interés político concreto: demostrar al independentismo catalán que el Rey no ejercitará su labor, asumiendo que el garante de las libertades y derechos de todos los catalanes con su sola presencia ‘provoca’».

En cuanto a Garzón, le acusa de delitos de injurias y calumnias al Rey por un ‘tweet’ del 25 de septiembre en el que afirmó: «La posición de una monarquía hereditaria que maniobra contra el Gobierno democráticamente elegido, incumpliendo de ese modo la Constitución que impone su neutralidad, mientras es aplaudida por la extrema derecha, es sencillamente insostenible».

La querella estima que Garzón «está acusando al Rey de cometer un acto contra el orden constitucional y, por tanto, de un incumplimiento palmario de su función constitucional, lo que es una notable injuria». «Podemos colegir también que un ministro del Gobierno de la nación ha acusado al Rey de pergeñar un golpe de Estado, gravísima calumnia», ha apuntado. Al igual que a Asens, el abogado insta a Garzón a «matizar» a qué se refiere cuando habla de «maniobrar» contra el Ejecutivo.