Científicos chino Estados Unidos y Alemania han realizado por primera vez mediciones de radiación en la luna con resolución temporal, que muestran una tasa de dosis equivalente de unos 60 microsieverts por hora.

En comparaci√≥n, en un vuelo largo distancia desde Frankfurt a Nueva York, es de 5 a 10 veces menor y en tierra m√°s de 200 veces menor, seg√ļn publica la revista ‘Science Advances’.

En los pr√≥ximos a√Īos y d√©cadas, varias naciones quieren para explorar a la una en punto y planean enviar astronautas all√≠ nuevamente para este prop√≥sito. Pero en nuestro inh√≥spito sat√©lite, la radiaci√≥n espacial representa un riesgo significativo.

Los astronautas del Apolo se llevaron consigo los llamados dosímetros, quienes realizaron mediciones rudimentarias de la exposición total a la radiación durante toda su expedición a la luna y viceversa.

El ‘Neutr√≥n y dosimetr√≠a del m√≥dulo de aterrizaje lunar’ (LND) fue desarrollado y construido en la Universidad de Kiel, en nombre de la Administraci√≥n Espacial del Centro Aeroespacial Alem√°n (DLR), con financiaci√≥n del Ministerio Federal de Econom√≠a y Energ√≠a (BMWi).

Las medidas tomadas por el LND permiten el cálculo de la llamada dosis equivalente. Esto es importante para estimar los efectos biológicos de la radiación espacial en humanos.

‚ÄúLa exposici√≥n a la radiaci√≥n que hemos medido es un buen punto de referencia para radiaci√≥n dentro de un traje de astronauta ‚ÄĚ, explica Thomas Berger, del Centro Aeroespacial Alem√°n de Colonia, coautor de la publicaci√≥n.

Dado que los astronautas estarían en el luna mucho más tiempo que los pasajeros que vuelan a Nueva York y viceversa, esto representa una exposición considerable para los humanos, advierte Robert Wimmer-Schweingruber de la Universidad de Kiel, cuyo equipo desarrolló y construyó el instrumento.

¬ęLos seres humanos no est√°n hechos para resistir la radiaci√≥n espacial. Sin embargo, los astronautas pueden y deben protegerse tanto como sea posible durante estancias m√°s largas en la luna, por ejemplo, cubriendo sus habitat con una gruesa capa de suelo lunar ‚ÄĚ, explica.

‚ÄúDurante estancias prolongadas en la Luna, el riesgo que los astronautas desarrollen c√°ncer y otras enfermedades podr√≠an reducirse as√≠ ‚ÄĚ, agrega la coautora Christine Hellweg del Centro Aeroespacial Alem√°n.

Las mediciones se tomaron a bordo del aterrizaje Lunar chino ‘Chang’e-4’, que aterriz√≥ en el lado opuesto de la luna el 3 de enero de 2019.

El dispositivo de Kiel toma medidas durante la ¬ęluz del d√≠a¬Ľ lunar y, como todos los dem√°s equipos cient√≠ficos, se apaga durante la ¬ęluz del d√≠a¬Ľ lunar. noche Mole muy fr√≠o y dura casi dos semanas, para ahorrar bater√≠a.

El dispositivo y el m√≥dulo de aterrizaje fueron programado para actuar durante al menos un a√Īo, y ya han superado esta meta.

Los datos del dispositivo y el módulo de aterrizaje se transmiten al Tierra a través del satélite de retransmisión Queqiao, que se encuentra detrás de la luna.

Los datos obtenidos también tienen cierta relevancia con respecto a futuras misiones interplanetarias. Dado que la luna ni siquiera tiene un campo magnético protector ni en una atmósfera, el campo de radiación en la superficie de la luna es similar al del espacio interplanetario, aparte del escudo de la luna misma.

‚ÄúEs por eso que las mediciones tomadas por el LND tambi√©n se utilizar√°n para revisar y desarrollar m√°s modelos que puedan usarse para misiones. futuro. Por ejemplo, si una misi√≥n tripulada va a Marte, los nuevos hallazgos nos permiten estimar de manera confiable la exposici√≥n anticipada a la radiaci√≥n con anticipaci√≥n. Por eso es importante que nuestro detector tambi√©n nos permita medir la composici√≥n de la radiaci√≥n ‚ÄĚ, destaca Wimmer-Schweingruber.



Source link

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí