“Sánchez está dando los pasos para soltar a los presos de ETA y lo veremos pronto”

junio 28, 2021 0 Por RenzoC


La presidenta de la AVT, Maite Araluce, remarca la exigencia, estos días, de Arnaldo Otegi al hilo del caso catalán. «Como española, me sentí humillada al ver salir a los presos del procès a la calle», confiesa. Y añade: «Los indultos y las amnistías son las cosas más injustas del mundo. Yo soy víctima de la amnistía del 77. Nunca supe nada ni fueron juzgados jamás los asesinos de mi padre y de las cuatro personas que le acompañaban en 1976. Ni un segundo de cárcel han pasado. Han vivido libres y sin castigo. Jamás se les juzgara».

La AVT, la principal asociación de víctimas del terrorismo de España, con casi 5.000 asociados, no acudió este domingo al acto de «homenaje» a las víctimas del terrorismo celebrado en el Congreso: «El acto del Congreso fue un mero trámite. Hace tres años sí fui. Era mi primer año como presidenta de la AVT y a muchos asociados les gustaba la idea de recibir ese homenaje en el Congreso. Pero cuando vi como Rufián o Irene Montero no se levantaban o no aplaudían o que el de Bildu entraba al final del acto, me pareció una humillación. Ya llevo dos años sin ir».

Para Araluce es significativo que no fuera ni el presidente del Gobierno, aunque tampoco le extraña: «Pedro Sánchez no estuvo ayer, pero no ha estado nunca y la representación del Gobierno fue mínima». No le extraña porque después de tres años en Moncloa, Sánchez no ha encontrado ni un minuto para recibirles. «Sánchez no tiene ni tiempo ni ganas de recibirnos después de tres años», afirma. «Y no creo que lo haga», remata. «El blanqueo permanente de ETA de este Gobierno y de Sánchez en particular es indignante. Sánchez hace suya incluso la terminología hablando de ‘presos vascos’». Maite Araluce recuerda que «están en la cárcel no por ser vascos. Están en la cárcel por los asesinatos que han cometido». «Sánchez está más preocupado por los terroristas y sus familias… da el pésame por el suicidio de un terrorista… se ve de qué lado está», dice lamentándolo.» A nosotros no ha tenido ni un minuto para recibirnos en tres años», aunque su director de Gabinete, Iván Redondo, acusa recibo de su petición de verse con el presidente.

La frialdad de Sánchez

Maite Araluce confiesa que el día de las apisonadoras aplastando armas de ETA tuvo que contenerse frente al jefe del Gobierno: «Fuimos para homenajear a la policía y a la Guardia Civil, que son las que habían confiscado aquellas armas. Me fui a Sánchez y le pedí que se girara y mirara las armas. Le dije que con esas armas habían asesinado a nuestros seres queridos y que quienes las había empuñado eran los que él acerca todos los viernes a las cárceles vascas». Araluce describe la distancia, la insensibilidad y la frialdad de Pedro Sánchez, que le impactó: «Marlaska se puso blanco y bajó la cabeza como avergonzado; pero Sánchez me miró frio, impasible… Ni conmovido ni nada…».

«El acercamiento de etarras es el cheque que Sánchez paga para estar en Moncloa. Es una inmoralidad. Los acercan, le dan prisiones al gobierno vasco (PNV) y los sueltan luego con sus homenajes como héroes…». La humillación sigue con el PNV: «El gobierno vasco paga indemnizaciones a víctimas de supuestos abusos policiales, pero no ha dado nunca nada a las víctimas de ETA». «Este Gobierno de Pedro Sánchez ha traspasado todas las líneas rojas -señala la presidenta de la AVT- y no solo con los acercamientos al País Vasco poniendo fin a la política de dispersión». Maite Araluce recuerda que «a Miguel Ángel Blanco lo asesinaron porque el Gobierno no cedió al chantaje de ETA que pedía, precisamente, acercar a los terroristas a cárceles vascas».

La AVT no se niega a los acercamientos de etarras, «pero si muestran de verdad arrepentimiento y colaboran con la Justicia. Porque firman un formulario que simula su arrepnetimiento y luego, les llaman a los juicios y ninguno recuerda nada». Más de 300 asesinatos de ETA siguen impunes.

Ilegalizar Bildu

Maite Araluce, presidenta de la AVT, destaca el sinsentido de ver en el acto de ayer a Mertxe Aizpurúa, la portavoz de Bildu, en animada conversación y sonriendo con Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno. «No tiene lógica ver a Bildu allí mientras nosotros protestábamos fuera». «Habría que ilegalizar a Bildu -afirma- pero no hay voluntad política de hacerlo. Incumple todos los supuestos de la Ley de Partidos». Vox es claramente partidario de hacerlo. Le preguntamos si el PP tiene voluntad de hacerlo ahora que las encuestas muestran que podría llegar de nuevo al Gobierno: «Ya hubo un gobierno del PP -responde- con mayoría absoluta y no lo hizo».

El relato

La presidenta de la AVT acusa al gobierno Sánchez, «siguiendo a Bildu y Sortu», de ponerles «en la misma balanza que a los terroristas, como si ellos fueran tan víctimas como nosotros, como si hubiera habido dos bandos en igualdad». Las humillaciones diarias que sienten por parte del ejecutivo del PSOE y Podemos son un golpe para ellos que les impide cerrar heridas: «Nos piden que pasemos página, pero a diario nos humillan y nos meten de nuevo el dedo en la llaga. No se puede pasar página sin haber leído el libro antes y los jóvenes y parte de la sociedad no saben lo que pasó. Se les traslada la idea de que los terroristas se vieron abocados a asesinar, que eran luchadores vascos…».

Araluce lleva el testimonio de las víctimas de ETA a institutos, colegios y universidades y se muestra sorprendida y emocionada por la reacción de los chicos y chicas: «Es curioso porque, los jóvenes muestran una empatía increíble al escuchar nuestra historia, que desconocen. Se muestran impactados. Lloran, se acercan y te abrazan. Preguntan cómo podemos ayudaros … y les llega el mensaje de que la violencia no lleva a ningún lado».

Indultos y amnistías

«Los indultos y las amnistías son las cosas más injustas del mundo. Yo soy víctima de la amnistía del 77. Nunca supe ni fueron juzgados los asesinos de mi padre y de las cuatro personas que le acompañaban. Ni un segundo de cárcel han pasado». Maite Araluce no olvida aquel 4 de octubre de 1976. Su padre, Juan María Araluce, era presidente de la Diputación de Guipúzcoa: «Estábamos comiendo para volver al colegio. Yo soy la séptima de nueve hermanos. Oímos los disparos de metralleta y salimos a la terraza… (hace pausa al relatarlo) … Mis hermanos mayores bajaron y en el mismo coche tiroteado llevaron a mi padre al hospital… (vuelve a detenerse) … Es curioso. Yo tengo amnesia selectiva. Me hizo tanto daño que no recuerdo ni los años anteriores ni los años posteriores, pero sí perfectamente la imagen del asesinato de mi padre… Eso me ha quedado para siempre».

«A mí personalmente no me hace falta saber -dice- quiénes fueron exactamente, pero los psicólogos nos dicen que hay muchas familias que sí necesitan saberlo para cerrar el duelo aunque hayan pasado décadas. Y la mayoría de víctimas quiere saber quiénes fueron los que mataron a sus seres queridos». Tienen derecho a la verdad», remarca.

‘Memoria Democrática’

La Ley de Memoria Democrática del Gobierno podría convertir -denuncia la AVT- a terroristas de ETA, GRAPO y FRAP en «héroes antifranquistas». «Sería otro golpe más. Siempre salimos perdiendo. Es como que… ya que han sufrido tanto, que sufran un poco más». «Las víctimas seguimos sufriendo», dice Maite Araluce. «Por siempre. Toda la vida. La condición de víctima nunca prescribe, como los delitos de los asesinos». La imagen del asesinato de su padre no ha prescrito en su memoria. Maite Araluce tenía tan solo 15 años.