Todo lo que tienen en común ‘Lupin’ y ‘la casa de papel’, dos fenómenos en Netflix

Todo lo que tienen en común ‘Lupin’ y ‘la casa de papel’, dos fenómenos en Netflix

enero 30, 2021 Desactivado Por RenzoC

ESPAPELIS

La serie francesa ‘Lupin’ sigue imparable en Netflix, donde en menos de un mes ya lo han visto 72 millones de espectadores, según los datos (imposibles de verificar) proporcionados por la propia plataforma. También ha pasado la cuarta temporada de ‘La casa de papel’ que en pocos días vio a 65 millones de personas. Y si eso no es suficiente está peligrosamente cerca de ‘The Bridgertons’, que con 82 millones de espectadores es ahora la serie más vista en la historia de la plataforma. Netflix confirmó esta semana que la Parte 2 de esta versión contemporánea del clásico francés Arsène Lupin llegará este verano.

¿Qué es lo que esta ficción francesa con Omar Sy («Jurassic World 3»), escrita y dirigida por George Kay («Killing Eve»), se ha convertido en tan poco tiempo en un fenómeno de masas comparable solo a ‘La casa de papel’? La respuesta es que ambas series, al ahorrar distancia, comparten mucho más que un atraco espectacular.

Imagen promocional de la serie «Lupin». (Netflix)

Pero vayamos por partes, porque hay mucha tela que cortar. Para empezar, el abrumador éxito mundial de ambas producciones europeas se debe a un atractivo tema universal, como es el mundo de los atracos, que, bien construido, es perfecto para que todos los públicos lo digieran. Su reconocimiento internacional, en cambio, revela un hecho indiscutible: el fin del dominio de la industria estadounidense en la producción y consumo de series de ficción, algo impensable hace apenas 10 años, cuando el 90% de todo el mundo venía de Estados Unidos.

¡A quién no le gustan los robos!

El ser humano siente una pasión incontenible por todo lo que rodea a los grandes robos. Admiramos a quienes, con suficiente coraje, ingenio y coraje, son capaces de apropiarse de lo extranjero y convertirse en millonarios de la noche a la mañana. Nos vuelve locos, y al mismo tiempo nos mata de envidia, esa opulencia y esa riqueza desvergonzada caida ilegalmente del cielo … y en la cara. El ‘showrunner’ George Kay, consciente de esta maldita atracción con la que vivimos, ha construido una sólida historia protagonizada por un ladrón de cuello blanco, Assane Diop, que roba bien o mejor al profesor y a toda su popular banda de ladrones juntos.

Imagen promocional de ‘La casa de papel’. (Netflix)

Hasta la llegada de «Lupín», creíamos que solo Álex Pina, creador de la famosa serie española, con la preciada ayuda del Profesor y su banda era capaz de poner en marcha tal mecanismo de ingenio a la hora de dar un golpe. . Sin embargo, Diop tenía que llegar con su espectacular puerta trasera a la galería de arte más famosa del mundo, el Louvre en París, para darte cuenta de que puedes robar con estilo en cualquier lugar.

Ambos atracos, eso sí, comparten idénticas dosis de talento e ingenio para que todo funcione con la precisión de un reloj suizo. estoy dos grandes series que son inmensamente convincentes que, con sus sorprendentes giros, alta tensión y sorpresas inesperadas, nos ofrece diversión sin límites. Por eso barren.

Hay pocos robos tan perfectos como los que aparecen en «Lupin» y «La casa de papel»

En ambos, además, los robos son ambiciosos. ¿Qué queremos decir? Ni Arsenne Diop ni el profesor quieren hacerse millonarios, sino que intentan obtener el reconocimiento, la satisfacción de su ego, superando así sus propias frustraciones y contradicciones internas. Con todo y eso roban concienzudamente, aunque de una manera muy diferente.

Mientras que Assane es un ladrón analógico casero rudimentario con guantes blancos que renuncia a los últimos artilugios para realizar sus fechorías, el profesor siempre se rodea de alta tecnología, computadoras, planes, temporizadores, explosivos, teléfonos celulares y GPS en todas partes.

Imagen de ‘Lupin’. (Netflix)

Robo, su forma de vida

Pero más allá de sus hábiles y espectaculares robos, la vida y la personalidad de sus protagonistas también tienen cosas en común. Tanto Sergio Marquina, el profesor, como Assane Diop tuvieron una infancia difícil: la primera, confinada a la cama en un hospital; y el segundo habiendo quedado huérfano desde temprana edad. Además, los dos han estado muy marcados desde pequeños por la figura paterna, cuya muerte nunca lograron superar.

Ellos, y ningún otro, les inculcaron esa particular pasión por el robo, que se ha convertido en su forma de vida. No son ladrones ordinarios, no son peligrosos, intentan ser vistos como héroes, no como ladrones. Tienen principios y estándares morales y éticos muy claros. Ellos nunca cometen asesinato, ni uno ni el otro. Roban a quienes «lo merecen», a los poderosos, y buscan acabar con la desigualdad económica en la sociedad, donde las grandes fortunas están en manos de unos pocos.

Álvaro Morte, actor de ‘La casa de papel’. (Netflix)

Ambos son cultos, inteligentes, atractivos, seductores, pacientes, hábiles, reservados y con una mente privilegiada con la que suelen jugar distraídamente. Nunca sabes realmente lo que están haciendo, pero te enamoras de ellos por sus brillantes ideas y su capacidad para ponerlas en práctica. Prueba de ello es la facilidad con la que saben burlar a las fuerzas de seguridad. Y es que, por cierto, la policía en ambas series no puede ser más torpe y mucho peor. Son un montón de inútiles, incapaces de abortar un atraco en el Banco de España como, en el caso de los gendarmes franceses, arrestar a un ladrón que, por donde pasa, roba todo lo que le pasa.

Durante este 2021 veremos la última temporada de «La casa de papel» y la segunda tanda de episodios de la primera temporada de «Lupin». Sin duda, dos potentes avances que volverán a sorprendernos y confirmarán lo agradecidos que son los grandes robos cuando están bien pensados ​​y se realizan mejor en pantalla.

Traíler de ‘Lupin’ (Netflix)