UGR investiga las secuelas cerebrales provocadas por la violencia de género en mujeres maltratadas

UGR investiga las secuelas cerebrales provocadas por la violencia de género en mujeres maltratadas

noviembre 23, 2020 0 Por RenzoC

ESPAPELIS


El equipo de investigación del proyecto Believe de la Universidad de Granada (UGR) ha determinado las numerosas alteraciones cerebrales provocadas por la violencia de género en mujeres maltratadas, en lo que se trata del primer estudio de este tipo que se realiza a nivel mundial utilizando técnicas de resonancia magnética estructural. con una metodología de «cerebro completo».

Este estudio, realizado en el Centro de Investigación de Mente, Cerebro y Comportamiento, representa la primera investigación sobre las diferencias estructurales entre mujeres sobrevivientes y no víctimas que utilizan esta metodología.

La mayoría de los estudios de neuroimagen realizados anteriormente con mujeres sobrevivientes se habían centrado en el estudio de un área específica del cerebro relacionada con el estrés postraumático. La presente investigación amplía el objetivo del estudio, analizando el cerebro en su conjunto.

Según los investigadores de la UGR Miguel Pérez y Natalia Hidalgo, «es bien sabido que la violencia de género provoca multitud de secuelas en las mujeres que la padecen, pero, sin embargo, las alteraciones cerebrales derivadas de sufrir esta violencia han sido poco estudiadas».

En esta investigación participaron 60 mujeres de entre 18 y 62 años, que se sometieron a una resonancia magnética estructural en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la UGR para analizar su cerebro completo, es decir, las 160 áreas que lo componen. De estos, 28 fueron sobrevivientes de violencia de género.

MENOS VOLUMEN Y SUPERFICIE CEREBRAL

Los resultados de este estudio mostraron diferencias estructurales cerebrales entre mujeres que no habían sufrido violencia de género y víctimas en términos de área, volumen y grosor en el surco lateral y las áreas temporal, frontal, occipital, parietal y límbica.

Las mujeres maltratadas presentaron menor volumen y superficie cerebral en el surco temporal derecho e izquierdo, la circunvolución frontal inferior, la corteza cingulada anterior izquierda y el precuneus y occipital derechos, principalmente.

Además, el análisis morfológico mostró una relación entre las alteraciones en estas regiones y diferentes mecanismos causales potenciales, como las experiencias adversas sufridas durante la infancia, el estrés postraumático derivado de la violencia y diversas situaciones traumáticas sufridas durante las relaciones violentas, como los intentos de estrangulamiento. , trauma cerebral y la misma gravedad de la violencia.

“En nuestro estudio, encontramos que un número significativo de mujeres sobrevivientes de violencia de género muestran secuelas cerebrales después de la violencia. En estas mujeres también encontramos una asociación de estas alteraciones con determinadas experiencias adversas sufridas, como estrés postraumático, intentos de estrangulamiento, lesiones cerebrales provocadas por su pareja y eventos traumáticos durante la infancia. Así, las alteraciones encontradas podrían explicarse por estos posibles mecanismos causales ”, apunta Hidalgo.

Una de las aportaciones de estos resultados es, precisamente, el descubrimiento de esta compleja interrelación entre distintas variables relacionadas con la violencia de género que están provocando una serie de alteraciones cerebrales, normalmente no estudiadas ni evaluadas, pero que pueden ocasionar consecuencias en la vida diaria de los supervivientes. mujer.





Source link