Villacís ve «repugnante» que Isa Serra llame «movilización» al escrache que sufrió embarazada de nueve meses

Villacís ve «repugnante» que Isa Serra llame «movilización» al escrache que sufrió embarazada de nueve meses

marzo 30, 2021 0 Por RenzoC


Begoña Villacís ha tachado este martes de «repugnante» que la condenada por agredir a un policía Isa Serra, ex portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, califique de «movilización» el escrache que sufrió en 2019 cuando la de Ciudadanos estaba embarazada de nueve meses. El escrache estuvo protagonizado, entre otras personas, por una de las integrantes de la lista con la que Podemos concurre a las elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo.

En su cuenta de Twitter, Villacís ha criticado las palabras de la diputada regional en las que asegura que «no fue una agresión», sino «una movilización contra las personas que se negaron a aprobar una ley de vivienda en la Comunidad de Madrid»

«Isa Serra explica los escraches con perspectiva de género: si eres de izquierdas se llama ‘agresión machista’; si no, ‘movilización’ ¿Nosotras sí podemos ser agredidas?. Es repugnante ‘Yo sí te creo’, si eres de las nuestras. Espero que esto sirva para que nadie crea a Podemos», señala el tuit de la líder madrileña de la formación naranja.

Escrache en la pradera de San Isidro

Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) protagonizaron el miércoles 15 de mayo de 2019, día de la capital de España, un escrache al entonces líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y a la que era la candidata a la alcaldía de Madrid en las elecciones de 2019, Begoña Villacís. La de Ciudadanos acudió a la pradera de San Isidro embarazada de nueve meses, visiblemente a punto de dar a luz, y se encontró con el acoso violento de un grupo de personas.

Los radicales aprovecharon la visita de Villacís a la famosa pradera, donde tienen lugar los festejos principales del día grande de Madrid, para su protesta en la que se vivieron momentos de tensión. Minutos antes de increpar a Rivera y a Villacís, los acosadores se habían enfrentado a las fuerzas de seguridad que vigilaban el recinto y derribaron las valles para entrar.

El acoso comenzó en la caseta de Ciudadanos, mientras Rivera y sus acompañantes bailaban un chotis. Miembros de la Plataforma se acercaron al grito de «vergüenza», lo que obligó a la intervención policial para evitar incidentes mayores. Los radicales acompañaron a los miembros de Ciudadanos durante todo el recorrido, cuando abandonaban la Pradera.